INSTITUTO OFTALMOLÓGICO   FUNDACIÓN DE INVESTIGACIÓN OFTALMOLÓGICA   INSTITUTO UNIVERSITARIO   FUNDACIÓN FERNÁNDEZ-VEGA  ¿Te llamamos?
Title Image
Estás en:  / Inicio  /  Especialidades  /  Glaucoma

Glaucoma

El glaucoma es la primera causa de ceguera irreversible en el mundo . Es una enfermedad degenerativa y silenciosa, que va minando el nervio óptico provocando la pérdida progresiva de las fibras nerviosas sin que el paciente lo note en las primeras fases de la enfermedad.

¿QUÉ ES EL GLACUCOMA?

Es una enfermedad que no causa dolor, cursa sin apenas síntomas, la visión va disminuyendo paulatinamente y en muchos casos, sin darnos cuenta ya que se va perdiendo periféricamente de forma progresiva y lenta.  Por eso, es fundamental acudir a una revisión oftalmológica al menos cada dos años tras cumplir los 40 y anual después de los 60. El diagnóstico precoz del glaucoma mejora su tratamiento, su pronóstico y permite que no siga progresando.

No obstante, en casos de ataque de glaucoma agudo se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Pérdida repentina de la visión.
  • Fuertes dolores en el ojo y la frente.
  • Enrojecimiento ocular.
  • Náuseas y vómitos.
  • Visión de arcoiris o halos de luz.

FACTORES DE RIESGO EN EL GLAUCOMA

Existen algunos factores que pueden incrementar el riesgo de padecer glaucoma:

  • Ser mayor de 40 años.
  • Ser de ascendencia africana, hispana o asiática.
  • Tener antecedentes familiares de glaucoma.
  • Contar con una presión ocular elevada.
  • Tener hipermetropía o miopía.
  • Tener una córnea más adelgazada en la zona central.
  • Seguir un tratamiento prolongado con esteroides.
  • Haber sufrido un traumatismo ocular.
  • Padecer otras enfermedades como diabetes, hipertensión arterial, migrañas…
86A8938-1024x1011

TIPOS DE GLAUCOMA

Existen varios tipos de glaucoma. Cada uno tiene un origen y una evolución diferentes. No obstante, en la mayor parte de los casos se trata de un glaucoma crónico simple o de ángulo abierto.

TRATAMIENTOS PARA EL GLACUOMA

El tratamiento del glaucoma depende de las características de cada paciente y del estado en el que se encuentra la enfermedad. Por ello, es fundamental llevar a cabo un estudio detallado de cada paciente, que incluirá una historia clinica, un examen oftalmológico con lámpara de hendidura y pruebas complementarias.
De manera general podemos decir que los tratamientos de glaucoma suelen comenzar con un tratamiento farmacológico a base de colirios para reducir la presión intraocular. No obstante, es frecuente que algunos pacientes no experimenten mejoría con este tratamiento o no sea suficiente y haya que recurrir a otras opciones como la terapia con láser. Sin embargo, no puede aplicarse a todos los pacientes. De ahí, la importancia de contar con un estudio personalizado de cada paciente.
En último término, se recurre a la cirugía del glaucoma. En la actualidad, existen cuatro tipos de intervenciones quirúrgicas para tratar el glaucoma:

Cirugía del glaucoma mínimamente invasiva

En esta categoría está el implante Xen, un pequeño tubo que se introduce en el ojo para permitir la salida regulada y controlada del humor acuoso y reducir así la presión intraocular.

Cirugías filtrantes del glaucoma

En este tipo de intervenciones se encuentran la trabeculectomía y la esclerectomía profunda no perforante. Ambas tienen como objetivo crear una ruta alternativa para el humor acuoso, lo que ayuda a reducir la presión intraocular.

Dispositivos de drenaje o válvula

Es un tratamiento quirúrgico mediante el cual se introduce un tubo en el espacio intraocular y que facilita la salida del humor acuoso hacia un reservorio o plato situado en el espacio subconjuntival ayudando así a reducir la presión intraocular.