Presbicia o vista cansada. Síntomas y operación de presbicia.
FUNDACIÓN DE INVESTIGACIÓN OFTALMOLÓGICA   INSTITUTO UNIVERSITARIO   FUNDACIÓN FERNÁNDEZ-VEGA  ¿Te llamamos?
Title Image
Estás en:  / Inicio  /  Cataratas y cirugía del cristalino  /  Presbicia (o vista cansada)

Presbicia (o vista cansada)

La presbicia o disminución de la capacidad de acomodación del cristalino para la visión de cerca, también denominada vista cansada, es la anomalía visual más frecuente que afecta a prácticamente el 100% de la población por encima de los 40-45 años. Se presenta a partir de los 40 años y comienza a ser clínicamente significativa a partir de los 45 años. A partir de ese momento, se empieza a necesitar una corrección óptica, que va pasando de ser ocasional, a ser habitual con el transcurrir de los años. Las novedosas lentes intraoculares trifocales son la mejor solución actual para la presbicia. Entre los 55 y los 60 años, la presbicia alcanza su máxima expresión, alrededor de +2.50 dioptrías (D).

SÍNTOMAS DE LA PRESBICIA

Los síntomas de la presbicia aparecen de forma gradual, por lo que es aconsejable acudir a revisiones oftalmológicas de manera periódica para vigilar su desarrollo. Una de las primeras señales de este trastorno, es la mala visión de cerca y la necesidad de alejar el material de lectura para ver las letras con más claridad. Otros síntomas de la presbicia o vista cansada pueden ser también los siguientes:

– Sensación de agotamiento en los ojos.
– Visión borrosa de objetos cercanos.
– Dificultad para leer letras pequeñas.
– La visión empeora cuando hay poca luz.
– Cansancio ocular al realizar tareas minuciosas.
– Dolores de cabeza recurrentes.

Presbicia y edad

La presbicia o vista cansada es una parte normal del envejecimiento. De hecho, la palabra “presbicia” proviene del griego y significa “ojo viejo”. Este trastorno suele presentarse a partir de los 40 años de edad y comienza a ser clínicamente significativa a partir de los 45 años. A partir de ese momento, se empieza a necesitar una corrección óptica, que va pasando de ser ocasional, a ser habitual con el transcurrir de los años. Entre los 55 y los 60 años, es cuando la presbicia alcanza su máxima expresión, alcanzando alrededor de +2.50 dioptrías (D).

Presbicia y miopía

Debido a que la aparición de la vista cansada es algo natural que surge como consecuencia del envejecimiento natural del ojo, el 100% de la población la padecerá en algún momento de su vida.

Por lo tanto, es común que los pacientes con presbicia y miopía o cualquier otro defecto de refracción, lleguen a padecer ambas patologías al mismo tiempo y necesiten utilizar dos tipos de gafas o lentillas, una para ver objetos cercanos y otra para ver de lejos.

CAUSAS DE LA VISTA CANSADA

La presbicia se produce por un envejecimiento progresivo del cristalino, una estructura similar a un zoom de una cámara de fotos. El cristalino, es una lente  situada por detrás de la pupila y por delante de la retina, que es capaz de cambiar su forma según las necesidades visuales en cada momento.

A partir de los 40 años, dicha lente va perdiendo elasticidad y por tanto capacidad de acomodación, dificultando tareas cotidianas como leer o usar el móvil. Este problema puede corregirse con la utilización de unas gafas. En edades más avanzadas, el cristalino también se opacificará dando lugar al desarrollo de la catarata.

¿Se puede operar la presbicia o hay algún tratamiento?

A día de hoy no existe ningún tratamiento preventivo ni tampoco curativo capaz de restituir completamente las propiedades del cristalino natural, pero sí que hay diferentes opciones quirúrgicas que nos ayudarán a ver a diferentes distancias sin la necesidad de volver a usar las gafas.

La más efectiva es la sustitución del cristalino por lentes intraoculares multifocales (tres distancias: lejana, intermedia y cercana) permitiéndonos corregir la presbicia y cualquier otro defecto de graduación asociado como miopíahipermetropía o astigmatismo.

En la actualidad, gracias a los diferentes modelos existentes en el mercado, personalizamos cada caso, ofreciendo al paciente la mejor alternativa.

Como en todas las cirugías, es precisa una valoración realizada por el equipo de oftalmólogos de la clínica. En ella, y en función de las características específicas del ojo del paciente y un estudio personalizado, se le informará sobre las técnicas más adecuadas y sobre las alternativas posibles a la cirugía si las hubiese.

content_tratamiento

Las opiniones de los expertos: cuándo operar la presbicia

Desde nuestra amplia experiencia en cirugía del cristalino, recomendamos que el paciente espere a operar la presbicia cuando esté bien establecida dado que va aumentando poco a poco. Alrededor de los 50 años va a necesitar un poco más de graduación que la que tenía a los 45 y a los 55 años, un poco más que la que tenía a los 50.

Aconsejamos por lo tanto fijar la edad límite para operar la presbicia en torno a los 55 años de edad. Hay casos en los que se puede adelantar el procedimiento, sobre todo a los pacientes hipermétropes.

En la actualidad, gracias a los diferentes modelos existentes en el mercado, personalizamos cada caso, ofreciendo al paciente la mejor alternativa.

Tipos de Operaciones de la Presbicia

La presbicia admitiría dos tipos de intervenciones: la cirugía sustitutiva y la cirugía aditiva, que está en fase de desarrollo.

La primera posibilidad quirúrgica consiste en la sustitución del cristalino por un cristalino artificial. En la segunda, se implantaría una lente sobre el cristalino que compensaría total o parcialmente el defecto de acomodación.

Cirugía Sustitutiva:

Este tipo de operación consta de dos partes bien definidas, la extracción del cristalino afectado y la introducción del cristalino nuevo; o lo que es lo mismo, realizar la lensectomía e implantar la lente intraocular.

Este procedimiento consiste en eliminar parcialmente la cápsula anterior del cristalino, extraer el contenido, en concreto las partes denominadas núcleo y corteza, e introducir la lente en el saco capsular.

En la técnica, no se extrae por completo el cristalino, sino que se deja parte de su cápsula para que envuelva, parcialmente, al cristalino artificial, conocido, clásicamente, como lente intraocular de cámara posterior multifocal.

Cirugía Aditiva del Cristalino

Las lentes epicristalinianas constituyen la base de la cirugía aditiva del cristalino y representan un gran avance. En principio, estas lentes se diseñaron hace 20 años para la corrección de la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Gracias a su evolución y al buen resultado obtenido a lo largo de este tiempo, ahora se está estudiando la posibilidad de que se implanten también para corregir la presbicia.

¿En qué consistirá la operación de presbicia con lentes epicristalinianas?

Cuando estas lentes epicristalinianas estén preparadas para ser implantadas en los pacientes, el procedimiento quirúrgico para corregir la presbicia será el mismo que para la miopía, hipermetropía y astigmatismo. Las lentes se implantarán por delante del cristalino, sin contactar con él; se situarán entre el cristalino y la cara posterior del iris, apoyándose en el surco ciliar.