Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿Cómo cuidar la salud ocular en el hogar con la Covid-19?

1

Estos últimos meses hemos pasado más tiempo en casa de lo habitual como consecuencia del confinamiento por la pandemia de la Covid-19. Nuestras opciones de ocio, por tanto, han cambiado. Las actividades al aire libre han sido sustituidas, en su mayoría, por el uso excesivo de las pantallas y de la visión de cerca. Películas, series, videojuegos, lectura, costura… Y todos estos cambios tienen un impacto en nuestra salud ocular, pudiendo provocar enfermedades como la del ojo seco o un aumento de la prevalencia de miopía. Es importante saber cómo cuidar nuestros ojos en el hogar para mantener una buena salud visual y prevenir estos problemas oculares. Por eso, te dejamos este decálogo de recomendaciones.

 

  1. Reduce el uso de la visión de cerca.

    Es importante alternar las actividades que nos obligan a realizar un sobreesfuerzo de la visión de cerca, como leer, ver la televisión o trabajar en el ordenador, con otras que requieran la visión de lejos. Con respecto a los niños se recomienda fomentar la actividad en lejos, que se puede hacer en casa con juegos que fomenten la actividad a distancias largas.

 

  1. Regula el brillo de los dispositivos.

    La mayoría de las pantallas de visualización de datos emiten la luz que está autorizada para no dañar la superficie ocular. No obstante, cada usuario debe adaptar el dispositivo para que tenga alto contraste entre la pantalla y la luz ambiente, pues los dispositivos electrónicos suelen venir de serie con el máximo nivel de brillo establecido, totalmente nocivo para la vista. Algunos dan la opción de activar un modo con tonos más cálidos, visión nocturna y poner activo el bloqueo de luz azul.

 

  1. Parpadea a menudo.

    Cuando tenemos la mirada fija en un punto, tendemos a reducir el parpadeo, lo que contribuye a una mayor sequedad ocular. Por ello, debemos parpadear de una manera más consciente para mantener el ojo limpio e hidratado. No obstante, si tienes la sensación de ojos pesados, sequedad o arenillas puedes ayudarte con unas lágrimas artificiales. Están hechas de un suero fisiológico especial con nutrientes, electrolitos y agentes protectores, que tratan de parecerse a la lágrima natural y permanecen más tiempo que el suero fisiológico en monodosis. En cambio, no se aconseja el empleo de agua directamente en los ojos salvo en caso de sufrir un accidente con productos químicos. En estos casos sí es muy importante lavar con abundante agua para retirar el tóxico y acudir al oftalmólogo.

 

  1. Descansa la vista.

    Lo recomendable es que la atención ininterrumpida frente a las pantallas o el sobreesfuerzo de la visión de cerca sean por periodos limitados de tiempo. Para prevenir el ojo seco y la progresión de defectos de refracción debes recordar la regla de 20-20-20: veinte segundos de descanso mirando a lo lejos, a seis metros o 20 pies, por cada 20 minutos de trabajo.

 

  1. Mantén la distancia adecuada.

    Debes mantener una distancia de entre 50 y 60 centímetros entre tus ojos y la pantalla o el objeto que estés utilizando. Este hábito debemos inculcárselo a los niños desde que son muy pequeños, pues tienen tendencia a acercar mucho los dispositivos electrónicos a los ojos.

 

  1. Higiene de lentes de contacto

    Si utilizas lentes de contacto, debes realizar una correcta higiene de estas para evitar infecciones oculares.

 

  1. No te frotes los ojos.

    Sabemos que a veces el picor de ojos que provoca la sequedad ocular resulta insoportable, pero es importante que no te frotes los ojos, especialmente sin haberte lavado previamente las manos para evitar la exposición a patógenos. Además, debes saber que este gesto debilita la red de colágeno que se encarga de preservar la curvatura de la córnea.

 

  1. Mantén una temperatura y humedad adecuadas.

    Es importante que mantengas una temperatura entre 21 y 26 grados en casa, pero también que la humedad permanezca entre el 50% y el 60%. El calor y el frío seco que provocan las calefacciones y los dispositivos de aire acondicionado pueden dañar la superficie ocular e incrementar los síntomas de ojo seco y las alergias. Si la humedad está por encima del 70% o por debajo del 40%, es recomendable que utilices humidificadores o deshumidificadores, vigilando en el caso de los primeros la contaminación por hongos. En este sentido, también es recomendable airear todas las estancias de la casa al menos una vez al día y durante diez minutos.

 

  1. Asegúrate de tener una buena iluminación.

    Una correcta iluminación es fundamental para no forzar la vista. Es recomendable tener una luz de ambiente en el techo y otra más potente, como una lámpara o flexo de estudio, que ilumine bien la superficie que vayas a utilizar. Evita la luz directa y las sombras, es importante que veas con la suficiente claridad para que tus ojos no hagan un sobreesfuerzo.

 

  1. Cuidado con los traumatismos oculares.

    Algunas actividades, como las relacionadas con las tareas del hogar, pueden producir traumatismos o lesiones en los ojos. Procura emplear gafas protectoras y mascarillas de policarbonato cuando, por ejemplo, vayas a clavar un cuadro, a pintar un techo, a podar los árboles del jardín o a utilizar lejía.

 

Estas son las recomendaciones más importantes, pero debes recordar que para que los ojos estén hidratados también hay algunos consejos básicos que no debemos obviar. Necesitamos un ambiente libre de tóxicos, como el humo del tabaco, seguir una dieta saludable e hidratarnos de manera adecuada. Asimismo, no olvides que el Covid-19 también puede afectar a la salud ocular causando una conjuntivitis vírica, por lo que es importante lavarse y desinfectarse muy a menudo las manos, incluso cuando estés en casa; mantener la distancia de seguridad para evitar que las gotitas de saliva puedan llegar a tus ojos y vías respiratorias y evita tocarte los ojos, la nariz y la boca.