Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿Gotas para conjuntivitis o lágrimas artificiales?

Muchas personas se preguntan cuáles son las diferencias entre las gotas para la conjuntivitis y las lágrimas artificiales. Por eso, lo mejor será que esclarezcamos cuáles son sus diferencias así como sus utilidades. Antes de nada, debe quedar claro que los dos productos a los que nos estamos refiriendo son gotas oftálmicas. Es decir, disoluciones empleadas para la salud ocular, ya sea con fines terapéuticos o de diagnóstico. Sin embargo, estas gotas pueden diferenciarse en dos tipos: las que llevan medicación y las que no llevan medicación.

Chico con molestias en los ojos aprende a usar gotas y lágrimas

 ¿Son lo mismo las gotas para conjuntivitis y las lágrimas artificiales?

Para comenzar a explicar la utilidad de las gotas para conjuntivitis, debemos aclarar cuáles son sus características. La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva bulbar y la conjuntiva tarsal. Siendo la conjuntiva, la parte que recubre el globo ocular y el  cartílago palpebral que da consistencia a los párpados.

Las personas que padecen conjuntivitis sienten escozor en los ojos o picor  como si tuviesen un cuerpo extraño en el ojo. Esto les produce enrojecimiento, deslumbramiento o secreción. Puede ser de uno o ambos ojos en función de la causa. En ciertas ocasiones, la inflamación empieza en un ojo y a los pocos días se infecta el otro ojo como en el caso de la conjuntivitis viral. El motivo por el que una persona padece conjuntivitis puede deberse a diversas razones. La  acción de gérmenes como los virus, bacterias, las sustancias alérgenas, los agentes irritativos, cuerpos extraños o  los puntos lagrimales bloqueados, son algunas razones. No obstante, no se suele experimentar una disminución de la agudeza visual.

Es una patología bastante frecuente y solo en ocasiones excepcionales el doctor  realizará un cultivo. Este será a partir de una muestra de la secreción que está drenando el ojo. Por ejemplo, cuando los síntomas ya son graves o cuando el sanitario piensa que el episodio de conjuntivitis puede deberse a una causa de alto riesgo, como una infección bacteriana grave, un cuerpo extraño en el ojo o una infección de transmisión sexual.

Ante un caso de conjuntivitis es fundamental dejar de utilizar maquillaje en la zona de los ojos, así como reemplazar los productos estéticos que se hayan estado usando para esta zona antes de la enfermedad. Lo mismo ocurre con las lentes de contacto. Deberán de dejar de usarse por un tiempo y lo más recomendable sería tanto deshacerse de las lentes que estaban siendo utilizadas como reemplazar los accesorios asociados a dichas lentes e incluso a veces hacer también un cultivo de las mismas.

Para tratar la conjuntivitis de un paciente, el médico suele enfocarse en el alivio de los síntomas, ya sea limpiando los párpados con un paño húmedo, usando varias veces al día compresas frías o aplicando un colirio con medicación. Por tanto, las gotas para conjuntivitis son un producto para los ojos que está prescrito por un médico, en la mayoría de los casos un oftalmólogo, para tratar los trastornos oculares que genera esta inflamación. En cambio, las lágrimas para los ojos son gotas a base de ácido hialurónico, carmelosa sódica o derivados.  No llevan medicación y, por tanto, no necesitan receta médica para su adquisición.

Cuándo usar las lágrimas artificiales

¿Alguna vez has sentido sequedad en los ojos? Sucede cuando las lágrimas no pueden humedecer el ojo de forma adecuada.

La película lagrimal está formada por tres capas (lipídica, acuosa y mucínica) que mantienen la superficie ocular lubricada. Pero si alguna de las capas sufriese algún tipo de alteración se produce una sequedad ocular que causa irritación, picor, enrojecimiento o incluso dolor de ojos.

El uso prolongado de pantallas motiva la necesidad de lágrimas artificiales

Los motivos externos por los que este fenómeno ocurre son diversos; como por ejemplo, la exposición al sol, el uso de lentes de contacto, el humo del tabaco, el ventilador, el aire a alturas elevadas, el ambiente seco del interior, las tareas que requieren concentración visual, las horas delante de la pantalla del ordenador, la alergia o determinado tipo de medicamentos.

Ante estas situaciones muchas personas utilizan las lágrimas artificiales. Estas son unas gotas lubricantes que alivian el ardor y ayudan a mantener la humedad y la correcta composición de las 3 capas de la lágrima de la superficie externa de los ojos. Se emplean entre dos y tres veces al día, aunque esto puede ser muy variable. Esto dependerá en función de la necesidad del paciente y la patología. Además, pueden encontrarse en monodosis, lo que garantiza mayor esterilidad, mayor comodidad de aplicación y mayor facilidad de conservación.

Tipos de gotas para conjuntivitis

Los mecanismos utilizados para tratar la conjuntivitis dependerán de la etiología del problema. Es decir, del origen o las causas de esta afección. Generalmente se utilizan gotas para conjuntivitis formuladas específicamente. Así, para un caso de conjuntivitis bacteriana se empleará un colirio antibiótico. Para un caso de conjuntivitis vírica se recetará un antibiótico combinado con un colirio antiinflamatorio. Por otra parte, en el caso de las conjuntivitis alérgicas el tratamiento estará basado en el uso de antihistamínicos tópicos. Algunos  ejemplos son Azelastina (Afluon), Ketotifeno (Zaditen) y Levocabastina (Bilina).

Colirios para la conjuntivitis sin receta: ¿es recomendable usarlos?

Los colirios para tratamientos bacterianos o para tratamientos víricos de la conjuntivitis precisan de una receta con una pauta médica. Es decir, que un colirio asociado al tratamiento de esta dolencia ocular está obligatoriamente ligada a la prescripción médica.

Solamente posible adquirir colirios sin receta médica en aquellos casos en los que no se aborde una dolencia ocular grave. Por ejemplo, en algunos casos de levedad puede tomarse un analgésico de venta libre y combinarlo con lágrimas artificiales. También puede ser de venta libre, para mejorar la hidratación y  facilitar la expulsión del pus o de la mucosidad.

¿Es recomendable usar colirios sin prescripción médica?

Ahora bien, no se recomienda bajo ningún concepto la automedicación. A la hora de administrar cualquier tipo de colirio ha de solicitarse las oportunas recomendaciones de los especialistas sanitarios. La finalidad es  aplicar tanto la dosis como el producto que mejor se adapte a la necesidad del ojo afectado.

Enfermedad del ojo seco

Entonces, ¿si alguna vez has sentido que a tus ojos les faltaba hidratación significa que estás sufriendo ojo seco? No tiene por qué.  La enfermedad del ojo seco no se refiere a una situación aislada, sino a una afectación oftalmológica que no solo interfiere de forma significativa en la calidad visual, sino que puede tener complicaciones irreversibles.

¿Y cómo se puede diagnosticar? La mejor opción es acudir a la consulta de un oftalmólogo, el cual le realizará un examen ocular. Existen diferentes tipos de ojo seco y por ello se requiere de un diagnóstico y de un tratamiento personalizado. Después, la persona diagnosticada deberá acudir a consulta en periodos comprendidos entre 3 y 6 meses. La finalidad es hacer seguimiento ocular al paciente.