Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿En qué consiste la cirugía de cataratas y cuáles son los beneficios del láser?

0

Las cataratas son la causa más común de pérdida de visión en las personas mayores de 60 años y el motivo principal de ceguera en el mundo. Están muy relacionadas con el envejecimiento del cristalino, que es la lente natural del ojo que permite enfocar los objetos y el paso de la luz a la retina. Con el paso de los años, empieza a endurecerse hasta llegar a opacificarse. Esto afecta a la salud visual del paciente, que experimenta una visión borrosa, nublada o deslumbramientos, entre otros síntomas. Actualmente no existe un tratamiento farmacológico, por lo que la única solución definitiva es una intervención quirúrgica. ¿En qué consiste la cirugía de cataratas con láser y cuáles son sus beneficios?

¿Cómo se realiza la cirugía de cataratas asistida con láser?

En la actualidad, la técnica más empleada para tratar las cataratas es la facoemulsificación más implante de lente intraocular. Se trata de una intervención sofisticada que consiste en introducir una punta de ultrasonido dentro del ojo para romper y extraer el contenido del cristalino.

Este dispositivo emplea una energía ultrasónica que ablanda y fracciona la catarata para, posteriormente succionar los fragmentos resultantes y extraerlos. Al finalizar la cirugía, se coloca una lente intraocular (LIO) personalizada dentro del ojo que sustituye al cristalino.

Las ventajas y los beneficios de la cirugía de cataratas asistida con láser

Los avances en la cirugía de cataratas asistida con láser la han convertido en un procedimiento seguro, eficaz y predecible. Entre las ventajas y los beneficios de esta técnica quirúrgica están:

  • Una mayor precisión. En esta intervención se pueden realizar cortes más exactos, en menos tiempo, y mejor centrados que con la técnica manual. Por lo que, en algunos casos, el láser puede suponer una opción más segura que la cirugía convencional.
  • Una cirugía poco invasiva y más exacta. Los cortes e incisiones realizadas son mínimas y no requieren sutura.
  • Una rápida recuperación. El uso del láser reduce el trauma quirúrgico, lo que se traduce en una mejor recuperación postoperatoria. El paciente puede volver a hacer vida normal a los pocos días.

No obstante, el paciente debe tomar algunas precauciones tras la intervención, como el hecho de evitar traumatismos contusos o el contacto de los ojos con el agua u otras sustancias que puedan provocar irritación o inflamación. Asimismo, se recomienda que no conduzca durante el postoperatorio inmediato, ya que pueden presentar molestias con la claridad.

La personalización de la cirugía de cataratas

Cada paciente es diferente. Por eso, la personalización de cada procedimiento es imprescindible. El progreso en el conocimiento de la cirugía de catarata obliga a nuestros profesionales a estar en constante evolución para poder ofrecer a nuestros pacientes la mejor calidad asistencial, tanto clínica como quirúrgica, ofreciendo una medicina personalizada. No existe una lente universal que pueda ser implantada a todos los pacientes por igual, con independencia de la patología que padezcan. Así que, en la medida de lo posible, la cirugía de cataratas asistida debe personalizarse para suplir las necesidades individuales de cada paciente.

Para ello es fundamental el historial clínico. Estudiar a fondo cada caso y conocer su estilo de vida, aficiones y hábitos es muy importante para conseguir unas expectativas realistas en el paciente y acordes a la tecnología disponible actualmente. Por esa razón, la evaluación previa a la cirugía es determinante para poder decidir el tipo de lente que vamos a implantar, así como el material y la plataforma adecuados.

Además, en el Instituto Fernández-Vega (IOFV) estamos en continua evolución, y analizamos nuestros propios resultados quirúrgicos con un equipo de investigación y desarrollo altamente formado y riguroso. También trabajamos en el avance de las técnicas actuales para implementar mejoras, y nuestros profesionales se mantienen actualizados con una formación continuada. Ambos factores son imprescindibles para aportar tratamientos personalizados a nuestros pacientes y favorecer su bienestar.