Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Glaucoma y cataratas: preguntas frecuentes sobre las patologías más comunes del envejecimiento

0

El glaucoma y las cataratas son dos patologías que, por lo general, se asocian al envejecimiento. Desde el blog del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega respondemos a las dudas más comunes que plantean los pacientes de edad más avanzada respecto a estas dos patologías oculares.

¿Por qué surgen las cataratas y el glaucoma?

Las cataratas seniles, las más frecuentes, son inherentes al paso de los años y se desarrollan por la propia degeneración del organismo con la edad originando una opacificación del cristalino. Sin embargo, en la aparición del glaucoma (enfermedad crónica degenerativa del nervio óptico) intervienen, además de la edad, factores genéticos, antecedentes familiares y otras posibles situaciones (traumatismos, problemas de retina o córnea, cirugías oculares previas, uso de corticoides, inflamaciones oculares, etc.), siendo la presión intraocular el factor sobre el que mejor podemos actuar.

¿Cuáles son los síntomas de cada patología?

La reducción de visión que origina la catarata es más difusa o central y puede ser más o menos rápida en el tiempo, en función del tipo de opacidad que se presente. En ocasiones, también origina deslumbramiento con la luz, cambios de graduación, etc.

En cambio, el glaucoma primario de ángulo abierto (el más frecuente) puede no dar ninguna señal al paciente durante años hasta fases muy avanzadas. Cuando afecta al campo visual se puede manifestar como reducción del campo de visión, y sin el tratamiento adecuado podría llegar a producir pérdida de visión.

¿Cómo se puede diagnosticar las cataratas y el glaucoma?

Las cataratas son identificables en una exploración oftalmológica rutinaria. Sin embargo, la presencia cierta de glaucoma en ocasiones no es tan inmediata y requiere estudios específicos y confirmación mediante pruebas complementarias funcionales y estructurales para determinar el estado del nervio óptico. De hecho, cuando las cataratas son muy avanzadas pueden dificultar los resultados de la campimetría o incluso alterar la realización de algunas pruebas diagnósticas de imagen importantes en la monitorización del glaucoma. En el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega disponemos de tecnologías de última generación para identificar el glaucoma incluso en fases iniciales.

¿Cuáles son los tratamientos de las cataratas y el glaucoma?

El tratamiento de la catarata consiste en una intervención quirúrgica para retirar el cristalino opacificado y sustituirlo por una lente intraocular que devuelva visión. En el caso del glaucoma, la mayoría de los pacientes se controlan con medicamentos en gotas que ayudan a reducir la presión intraocular frenando la progresión de la enfermedad, y otros pacientes necesitan la realización de tratamiento con láser o cirugía.

En el caso de que ambas patologías se presenten simultáneamente es posible requerir intervención quirúrgica para ambas. En esos casos, se pueden realizar de forma conjunta en un mismo acto quirúrgico o bien de forma separada. La decisión debe personalizarse e individualizar el tratamiento para cada paciente, ya que en ocasiones se puede operar en primer lugar una de las dos patologías y posteriormente la otra.

Cuando hay que operar una catarata en un paciente con glaucoma, existen ciertas características de algunos ojos con glaucoma que pueden influir en dicha cirugía: las zonas de anclaje del cristalino pueden ser más inestables, la cámara anterior puede ser estrecha, pueden presentarse adherencias o mala dilatación de la pupila, la córnea podría estar más afectada, la superficie ocular puede estar más dañada como consecuencia de los tratamientos tópicos previos, e incluso podrían existir áreas de cirugías de glaucoma previas que se debe explorar muy detenidamente y a veces determinan el abordaje.

Una exploración oftalmológica completa y detallada así como el empleo de técnicas diagnósticas complementarias posibilitarán una adecuada evaluación preoperatoria de ambas patologías para programar correctamente la intervención. Igualmente, una cuidadosa técnica quirúrgica y la utilización en ocasiones de tecnologías intraoperatorias especiales (como el láser de femtosegundo del que disponemos en el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega) ayudarán a realizar una cirugía de la catarata segura y con buen pronóstico, evitando descompensaciones del glaucoma.

En ocasiones, durante las primeras semanas tras una cirugía de catarata se puede requerir sustituir o incluso suspender algunos de los colirios utilizados para el control de la presión intraocular.

Acudir con frecuencia al oftalmólogo ayudará a diagnosticar a tiempo estas dos patologías generalmente asociadas a la edad.