Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Cómo limpiar las gafas para prevenir la Covid-19

1

¿Sabes que es muy importante la higienización de objetos y superficies para prevenir la Covid-19? Por eso es tan importante lavarse las manos a menudo y evitar tocarnos la cara, unas medidas de prevención que cobran especial relevancia en el caso de las personas que utilizan gafas. Suelen tocarlas varias veces al día, sobre todo en el caso de las personas con presbicia que solo las utilizan para leer y cuyo rango de edad (mayores de 50 años) les sitúa, además, en el grupo de población más vulnerable frente a la COVID-19.

Por todo ello, es importante que, además de lavar las manos a menudo, limpiemos nuestras gafas, tanto el cristal como la montura, al menos un par de veces al día. Ahora bien, ¿cómo debemos hacerlo? Tanto si se trata de gafas para la vista, gafas de sol, de seguridad o deportivas, deben tenerse en cuenta los siguientes pasos:

 

Paso a paso para limpiar tus gafas correctamente

1. Lo primero es lavarse las manos. Antes de limpiar las gafas es importante que nos aseguremos de que nuestras manos están desinfectadas y libres de cualquier tipo de suciedad o sustancia que pueda transferirse a las gafas. Puede usarse agua y jabón NEUTRO y lavarlas durante unos 40 o 60 segundos o un gel hidroalcohólico.

2. Mojar las gafas bajo un chorro suave y con agua tibia; si está demasiado caliente, puede dañar los recubrimientos de los cristales. Y después se aplica una pequeña cantidad de jabón neutro.

3. Humedecer las manos antes de frotar el jabón para evitar que se rayen los cristales y lavar las lentes por ambos lados. Enjabonar también todo el armazón, especialmente en las patillas y en las zonas de unión con los cristales.

4. Enjuagar las gafas minuciosamente. Si quedan restos de jabón, dejarán manchas en las lentes cuando se sequen.

5. Sacudir las gafas para retirar la mayor cantidad posible de agua y revisar que están limpias antes de secarlas usando un paño limpio sin pelusas o una toalla de microfibra.

6. Volver a lavarse las manos para eliminar cualquier resto de suciedad que se haya podido transferir de las gafas.

 

Una vez limpias, es importante tocarlas lo menos posible, especialmente si nos encontramos en espacios públicos.

Alternativas de limpieza de gafas

Cuando hablamos de la limpieza de nuestras gafas, tampoco debemos olvidarnos de limpiar a menudo el paño o la toalla de microfibra que solemos usar para limpiar las lentes.

No obstante, existe una mejor opción como las soluciones especiales y toallitas húmedas desechables para limpiar las gafas que pueden ser útiles cuando no se dispone de un grifo para enjuagarlas con más precisión.  A la hora de elegir alguna de estas alternativas, es importante tener en cuenta las características propias de nuestras gafas y asegurarnos de que el producto no las dañe. Sobre todo cuando se trata de lentes especiales, como las que tienen recubrimiento antirreflejos (AR), pues requieren un líquido limpiador específico.

Otras recomendaciones para el cuidado de tus gafas

Además, de lavar las gafas a menudo, es importante que cuando no las usemos, las guardemos en su respectivo estuche. De esta manera evitaremos que entren en contacto con otras superficies que puedan estar contaminadas y reduciremos la posibilidad de que se rayen los cristales. No obstante, es posible que con el paso del tiempo, las lentes estén en buen estado, pero otras partes de las gafas, como las plaquetas u otros componentes del armazón pueden ir desgastándose o presentar manchas y suciedad difíciles de quitar. En estos casos, se puede acudir a una óptica, donde tratarán de limpiarlas en profundidad con un dispositivo ultrasónico y reemplazarán las almohadillas por otras nuevas. Es importante evitar limpiar las gafas con productos desinfectantes no específicos (geles hidroalcohólicos, desinfectantes…etc) ya que pueden dañar tanto las lentes como las monturas.

 

1 Response