Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Cómo prevenir la miopía en casa, en la escuela y en atención primaria

0

¿Sabías que más del 25%-30% de la población es miope? Y la prevalencia de este defecto de refracción va en aumento en las últimas décadas en todo el mundo. Los miopes ven borrosos los objetos lejanos, mientras que mantienen una visión de cerca óptima. Esto se debe a que la imagen se enfoca por delante de la retina por una longitud del ojo mayor de lo normal o por una incorrecta convergencia de la córnea y el cristalino. Este defecto de refracción se puede tratar, pero también se pueden llevar a cabo una serie de medidas para prevenirlo o frenar su progresión. Así lo recogen Carretero-González I., Pérez-Prada J., Rodríguez-Ortiz M., Merayo-Lloves J. en ‘Prevención de la miopía en casa, en la escuela y en atención primaria’. Universidad de Oviedo-Fundación de Investigación Oftalmológica.

 

Recomendaciones generales para prevenir la miopía

Una de las claves a la hora de prevenir la miopía o frenar su evolución es mantener una correcta higiene visual. La superficie ocular está en contacto con el exterior y es importante protegerla del riesgo de infecciones, especialmente frecuentes en verano. Para ello se recomienda:

  • Lavarse la cara a diario y hacerlo con las manos limpias y los ojos cerrados.
  • Evitar la exposición a sustancias tóxicas, como el humo del tabaco, que pueden causar picor, irritación ocular y/o los síntomas del ojo seco.
  • No rascar ni frotar los ojos. Esta acción puede provocar más inflamación e, incluso, alterar la forma de la córnea. Para evitar el picor se pueden administrar lágrimas artificiales frías, aunque es recomendable acudir a una revisión oftalmológica previa.
  • Usar gafas de sol. A la hora de realizar actividades al aire libre, debemos tener en cuenta que factores como el viento y la radiación solar pueden dañar nuestra salud ocular.

Además de la higiene visual, es necesario incidir en la importancia de mantener unos hábitos de vida saludables para prevenir la miopía. Cada vez son más los estudios que demuestran que la nutrición juega un papel importante en la salud visual. Por eso, es necesario seguir una dieta equilibrada, prestando especial atención a los vegetales de hoja verde, las legumbres, la fruta, los lácteos y el pescado azul. Todos estos alimentos son ricos en Vitamina A, cuyo déficit puede provocar ceguera nocturna.

Asimismo, debemos practicar deporte con regularidad. Numerosos estudios han demostrado que la actividad física previene el desarrollo y la progresión de la miopía. En este sentido, hay que destacar, además, los beneficios de practicar actividades al aire libre, pues también contribuyen a frenar la evolución de este defecto refractivo.

 

Recomendaciones para prevenir la miopía en casa, en el trabajo y en la escuela

Cada vez pasamos más tiempo realizando actividades en visión cercana. De hecho, a raíz del confinamiento por la COVID-19 el uso de pantallas electrónicas se ha incrementado notablemente y, algunos estudios apuntan, a que ha repercutido en la vista de la población española. Por eso, es muy importante saber cómo cuidar nuestra salud ocular en casa y también en el trabajo y en la escuela y seguir algunas recomendaciones:

  • No te olvides de parpadear. Mientras estés leyendo, utilizando el ordenador, la tablet o el móvil debes acordarte de parpadear para evitar la sequedad ocular.
  • La regla 20-20-20. Recuerda descansar al menos 20 segundos mirando a lo lejos (a unos 6 metros o 20 pies) cada 20 minutos de actividad en cerca.
  • Mantén una buena postura. Ten una posición erguida de espalda y cuello, con los pies apoyados en el suelo. Además, el plano de lectura deberá tener una inclinación de unos 20 grados. De esta manera podrás dirigir la mirada hacia el plano inferior para que el párpado superior cubra gran parte del globo ocular. Esto evitará, además de la progresión de la miopía, la sequedad ocular.
  • Mantén una distancia de, al menos, 35-40 centímetros con la tablet, el móvil o un libro y de 50 centímetros si trabajamos con un ordenador o un portátil.
  • Iluminación. Siempre que sea posible es preferible usar luz natural. Cuando se emplee luz artificial es importante lograr un contraste entre la pantalla o el foco que ilumina el libro y la luz ambiente. El foco de luz, además, debe situarse a la izquierda para los diestros y a la derecha para los zurdos. Y es importante reducir los reflejos que puedan darse sobre las mesas o pupitres.
  • Filtros para las pantallas. La luz azul que emiten las lámparas LED y los dispositivos electrónicos puede provocar cambios degenerativos en los tejidos oculares, especialmente en la retina, y estar relacionados con patologías a largo plazo. Por eso, la mayoría de fabricantes tratan de disminuir la emisión de esta luz con filtros. Asegúrate de que los dispositivos que utilizas los llevan.
  • Colores neutros. Se recomienda también que en la sala de trabajo o estudio predominen los colores neutros. Se ha observado que existe una relación entre los colores más fuertes y el aumento de la fatiga visual.

La detección precoz de la miopía en las aulas

Existe una relación entre la aparición de la miopía y el inicio de la etapa educativa. Por ello, es importante detectar de manera precoz este problema en los niños y fomentar, desde las aulas, unos buenos hábitos visuales. Entre ellos, el mantenimiento de una postura correcta en el pupitre, la distancia respecto a pantallas electrónicas y el fomento de actividades que impliquen la visión de lejos.

Los niños con defectos visuales no son conscientes de ellos muchas veces. Es necesario prestar atención a los signos que muestran una falta de agudeza visual. Frotarse los ojos a menudo, entrecerrarlos para enfocar o acercarse demasiado a los objetos son algunas señales a tener en cuenta. Un método simple para facilitar esta detección es rotar a los alumnos por los diferentes pupitres del aula. De esta forma, se podría detectar de manera precoz una miopía en un niño que se siente al fondo del aula, lejos de la pizarra.

 

 

*Esta información está extraida de la publicación de las autoras Irene Carretero González, Julia Pérez Prada y Mara Rodríguez Ortiz titulada “Prevención de la miopía en casa, en la escuela y en atención primaria”.