Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Enfermedades de la vista en niños que debes conocer

0

¿Cómo podemos saber si los más pequeños de la casa no tienen ningún problema de visión? Muchas veces los padres piensan que los niños no albergan ningún tipo de afección ocular solo porque no han recibido ninguna queja al respecto. Sin embargo, hay muchas enfermedades de la vista que se manifiestan durante la etapa pediátrica y que necesitan de un reconocimiento temprano para poder ser detectadas, diagnosticadas y, en muchos casos, subsanadas. De modo que para garantizar un estado de salud óptimo así como un buen desarrollo social o una idónea integración escolar, ha de priorizarse el correcto estado de los ojos concertando una cita de oftalmologíapediátrica.

Enfermedades de la vista detectadas en oftalmología pediátrica

 

La experiencia de ir al oftalmólogo con niños

Cuando nace un bebé se le realiza una exploración completa en la que se incluye una evaluación ocular a fin de descartar ciertas enfermedades congénitas. No obstante, la visión de los recién nacidos experimenta muchas transformaciones, pasando de una escasa agudeza visual a un desarrollo de la visión binocular y a una evolución en la percepción de la profundidad.

Así, debido al gran número de cambios por los que pasan los ojos en el ser humano antes de llegar a la madurez, resulta imperativo realizar exámenes periódicos a los niños en los que se evalué la correcta evolución de su sentido de la vista. Pese a ello, muchas veces tanto los padres como lo niños muestran cierto recelo a acudir a la consulta de un especialista temiendo que haya que pasar por algún tipo de prueba difícil o dolorosa para poder detectar una afección ocular.

Pero nada más lejos de la realidad, puesto que en oftalmología pediátrica se cuentan con pruebas específicas adaptadas para desarrollar diferentes métodos de análisis con los que obtener información acerca de la refracción, el alineamiento, los reflejos o la motilidad ocular de los más pequeños. Por ello, es importante que tanto los padres como los oftalmólogos trabajen en equipo y le expliquen al niño de una forma sencilla qué es lo que van a hacer durante la consulta. De este modo, se conseguirá que los pacientes pediátricos no estén asustados y muestren una actitud más proactiva y cooperadora.

¿Necesitas a un profesional de la oftalmología infantil? Enfermedades más comunes

Mientras que en algunas ocasiones los pequeños de la casa emiten señales claras que alertan a padres y profesores de que se está experimentado algún defecto en la visión, en otras los trastornos visuales durante la etapa infantil pasan más desapercibidos. Por esta razón, ha de prestarse atención a cómo se comporta un niño en algunas situaciones cotidianas pues, solo de esta forma logrará saberse de primera mano ante qué situaciones se queja de dolor de cabeza, si a veces guiña un ojo o si se siente más cómodo cuando se acerca mucho a la televisión, ya que en la etapa pediátrica habitualmente suelen originarse episodios relacionados con defectos de refracción o con problemas de corrección óptica.

Síntomas de problemas de visión infantiles

Síntomas de astigmatismo en niños

Las personas que tienen astigmatismo suelen tener hijos con esta afección, de modo que su aparición generalmente se debe a razones genéticas. Cuando se padece astigmatismo, la córnea experimenta una curvatura irregular en su superficie, deja de ser cóncava y toma una forma de óvalo. Consecuentemente, se produce una visión deformada de los objetos, tanto a corta como a larga distancia, porque cuando la luz incide a través de la córnea se forman imágenes distorsionadas.

El astigmatismo en niños suele manifestarse mediante el picor o el enrojecimiento de los ojos, los dolores de cabeza, la fatiga visual, el entorno de ojos y los múltiples guiños intentando enfocar la vista. Pero cabe decir que en muchas ocasiones, gracias al uso del uso de lentes graduadas, logra solucionarse este problema de visión. Precisamente por esta razón resulta tan importante detectar los síntomas del astigmatismo a tiempo.

Síntomas de miopía en niños 

La miopía es un defecto de la visión que ocasiona una visión borrosa de los objetos más lejanos. Para los adultos parece fácil de identificar, pero la miopía en niños puede ser más difícil de reconocer. Entre los indicios que pueden alertar de esta anomalía en las facultades visuales de los más pequeños podemos citar, por ejemplo, la hipersensibilidad a la luz, la confusión entre palabras o renglones, la dificultad de seguir las tareas escritas en la pizarra, así como la incapacidad de identificar rostros o reaccionar a expresiones faciales. Aunque también en este caso la manifestación de la miopía puede depender de la carga genética que albergue el niño, es recomendable favorecer la exposición lumínica de luz solar como método de prevención de esta afección.

Síntomas de hipermetropía en niños

Los pacientes pediátricos que tienen esta afección, al contrario que en la miopía, tienen buena visión a larga distancia pero no ven correctamente los objetos más cercanos. La hipermetropía en niños es el error de refracción más frecuente, pero con unas gafas que tengan lentes convergentes puede llegar a reconducirse el foco del ojo y lograrse una corrección óptica. Cuando los pequeños experimentan esta alteración en la vista suelen sufrir hipersensibilidad a la luz, un excesivo escozor en los ojos y un parpadeo desmesurado. Además, en ocasiones los niños padecen al mismo tiempo endotropia, una alteración que hace que el globo ocular se desvía hacia el conducto nasal.

Otras enfermedades de la vista que pueden afectar a los niños

Aunque el astigmatismo, la miopía y la hipermetropía son las alteraciones visuales más habituales durante la etapa pediátrica, también pueden experimentarse otras enfermedades que afectan a la vista de los niños, como es el caso del estrabismo, la discromatopsia o la ambliopía. Cabe mencionar que la ceguera en niños, aunque se presenta con menor frecuencia, es otra de las posibles alteraciones que pueden emerger durante la infancia.

En algunos casos la privación de la vista tiene su origen durante el tiempo de gestación, pero en otros puede comenzar en edades muy tempranas. Los síntomas que pueden ayudar a los padres a identificar la ceguera en niños pueden mencionarse la asimetría en las pupilas, el movimiento de los ojos sin rumbo fijo o la especial reacción a los sonidos.

Enfermedades raras en oftalmología infantil

Las enfermedades raras son aquellas que tienen una baja prevalencia en la población. En relación a la parte de la medicina que trata las enfermedades de los ojos puede distinguirse, por un lado, entre aquellas afecciones que están directamente vinculadas con la visión y, por otro, entre otros desordenes que en su sintomatología albergan alteraciones en el sentido de la vista. En relación a la oftalmología pediátrica pueden ponerse en relieve la Ambliopía, la Aniridia, la Neuropatía óptica hereditaria de Leber o la enfermedad de Stargardt.