Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿Por qué se producen las cataratas y qué tipos hay?

0

La catarata ocurre cuando el cristalino, lente natural de nuestros ojos, pierde transparencia. Es decir, se vuelve opaco, de manera progresiva. En un ojo normal la luz y la imagen pasan a través del cristalino a la retina, pero cuando hay catarata, la retina no recibe la suficiente luz ni una imagen clara. Esto provoca una visión borrosa en el paciente. Pero, ¿por qué se producen las cataratas?

Las cataratas asociadas a la edad o cataratas seniles

Por norma general, las cataratas están asociadas a la edad. Es decir, es un proceso relacionado con el envejecimiento natural del cristalino. También se las conoce como cataratas seniles.

A partir de los 55 años, el cristalino comienza a perder transparencia y a perder la trasparencia.. El envejecimiento causa el deterioro de las proteínas del cristalino y la lente se va opacificando. La edad influye, asimismo, en el color del cristalino. Va adquiriendo un color mas obscuro que, a medida que se intensifica, causa problemas de visión.

 

Tipos de catarata según su origen

Aunque el tipo de catarata más frecuente es la asociada a la edad, existen también otras causas que pueden provocar la pérdida de transparencia del cristalino.

 

  • Las cataratas metabólicas. Son las que están asociadas a enfermedades metabólicas como la diabetes o el síndrome de Alport o enfermedad de Fabry.
  • Las cataratas tóxicas. Aparecen como consecuencia de un uso crónico o abusivo de algunos fármacos. Los corticoides suelen ser, en este caso, el desencadenante más habitual.
  • Las cataratas congénitas. Puede darse el caso de que un recién nacido presente cataratas o que aparezcan en los primeros meses de vida de un bebé. Su origen es, en muchas ocasiones, desconocido. Sin embargo, entre las posibles causas de las cataratas congénitas están los factores hereditarios. También pueden aparecer como síntoma de otras enfermedades.
  • Las cataratas por traumatismo. Una fuerte contusión en el ojo puede provocar lesiones en el cristalino que deriven en la aparición de la catarata.

 

Tipos de catarata según la zona en la que aparecen

 Las cataratas también se pueden clasificar según la zona del cristalino en la que se inicia su formación. En este sentido, se pueden distinguir tres variedades:

 

  • Las cataratas nucleares. Cuando la catarata comienza en el núcleo o zona central del cristalino. Son las más frecuentes y suelen estar asociadas al envejecimiento. Afectan más a la visión de lejos y tienen una progresión lenta.
  • Las cataratas corticales. Se producen cuando el cristalino comienza a opacificarse en la corteza periférica. En este caso, se ve más afectada la visión de cerca.
  • Las cataratas subcapsulares posteriores. La catarata se inicia en la cápsula del cristalino, la capa más externa. Tienen una progresión muy rápida y el síntoma más característico es el deslumbramiento.

 

Factores de riesgo para la aparición de cataratas

 Aunque no se sabe a ciencia cierta por qué el cristalino se opacifica con la edad, sí que se ha podido determinar que algunos factores influyen en la aparición o desarrollo de las cataratas.

 

  • La radiación ultravioleta. Una exposición prolongada al sol o a otras fuentes sin utilizar la protección ocular adecuada puede favorecer el desarrollo de la catarata.
  • La hipertensión.
  • La obesidad.
  • El tabaquismo.
  • Otras enfermedades oculares. Glaucoma, uveítis, alta miopía
  • Antecedentes de cirugía ocular.

 

Algunos estudios apuntan a que la pérdida de transparencia del cristalino puede estar relacionada con cambios oxidativos. De manera que una dieta a base de frutas y verduras ricas en antioxidantes (Vitaminas E y C, Carotenoides, Luteína…) pueden ayudar a retrasar el desarrollo de  cataratas.

Sin embargo, la única solución definitiva a este problema es la cirugía. Una detección precoz y una operación a tiempo, sin dejar que la catarata llegue a desarrollarse en exceso, permite realizar la cirugía en condiciones óptimas y minimizar los riesgos. Será el equipo oftalmológico el que decida qué opción quirúrgica es la más adecuada en función de las características del ojo del paciente y un estudio personalizado. No obstante, la técnica más avanzada es la facoemulsificación. Consiste en deshacer el cristalino mediante el uso de ultrasonidos y sustituirlo por una lente intraocular, capaz de corregir a la vez la presbicia y  los defectos de refracción asociados como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.

Texto supervisado por los Dres. Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso y Lucía Ibares Frías.