Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Qué es y cómo se corrige el queratocono

0

El queratocono es una enfermedad de la córnea caracterizada por su adelgazamiento progresivo que conlleva un aumento del astigmatismo y una mala calidad visual. Suele ocurrir en la primera y segunda década de la vida y está íntimamente relacionado con la atopia y el frotamiento ocular intenso, aunque existen otros factores (genéticos, ambientales, bioquímicos, biomecánicos…) que también intervienen en el desarrollo de la enfermedad y que son menos conocidos.

A día de hoy el único tratamiento quirúrgico, aparte del transplante de córnea, capaz de regularizar la córnea deformada es el implante de segmentos intraestromales. Se trata de unos dispositivos transparentes de PMMA (polimetilmetacrilato) que se colocan en el espesor de la córnea para cambiar su geometría. La intervención se realiza mediante la ayuda del láser de femtosegundo para una mayor precisión y seguridad.

Reciéntemente hemos establecido una estrategia de corrección del queratocono mediante dichos segmentos intraestromales (ICRS, Intrastromal Corneal Ring Segments, como acrónimo en inglés) basada en la clasificación morfológica definida en trabajos previos de nuestro grupo de investigación y que fue reflejada previamente en las Tesis Doctorales de Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso y Carlos Lisa Fernández. El planteamiento propuesto se apoya en la experiencia recogida en estos últimos 10 años con el principal objetivo de superar las limitaciones de los nomogramas actuales, los cuales están basados en datos empíricos e interpretaciones personales poco contrastadas.

Suele darse con una mayor frecuencia en varones, apareciendo en la infancia o en la adolescencia.

 

Tratamiento del queratocono

El queratocono suele evolucionar antes de los 30 años y lo hace con un ritmo de progresión variable. Es poco frecuente que progrese por encima de esta edad si se consigue evitar el compulsivo frotamiento ocular.

No existe una medida preventiva que evite la aparición del queratocono, pero sí hay tratamientos que pueden retrasar o detener su progresión. Por ello es fundamental acudir de manera regular a una revisión oftalmológica, especialmente si existen antecedentes familiares de la enfermedad. Para su diagnóstico, se realizan estudios específicos como la topografía de la córnea, y la tomografía para obtener un mapa exacto de su superficie que nos defina mejor su espesor y curvatura.

El tratamiento, es diferente en cada paciente y depende de la etapa en la que se detecte el queratocono y la severidad de los síntomas, que van desde visión borrosa y distorsión de objetos hasta fotofobia o sensibilidad a la luz e irritación ocular.

Teniendo en cuenta todo esto y de manera general podemos hablar de varios tratamientos:

  • Tratamiento médico del queratocono. El objetivo que se persigue es mejorar la superficie de la córnea, y dismnuir la inflamación. Se intenta mejorar mediante el uso de lágrimas artificialess, inmunosupresores y antihistamínicos. Como comentábamos antes, la alergia puede afectar a la progresión del queratocono, dada la tendencia a frotarse los ojos de estos pacientes. Por este motivo, el control de la alergia puede ayudar en este sentido.
  • Corrección óptica del queratocono. El queratocono va asociado a un astigmatismo irregular, un defecto refractivo que dificulta la visión del paciente. Por ello, en los primeros estadios de la enfermedad se pueden emplear gafas y lentes de contacto. Estas últimas pueden ayudar a regularizar la superficie de la córnea, aunque no es recomendable abusar de las mismas y pueden repercutir negativamente sobre la superficie ocular.
  • Tratamiento quirúrgico. Aquí nos encontramos con tres opciones: los segmentos intracorneales, el crosslinking y el trasplante de córnea:

1. Cross-Linking: Usa la radiación ultravioleta sobre la córnea con el fin de crear un mayor entrecruzamiento de las fibras de colágeno y obtener una mayor resistencia a la deformidad.

2. Segmentos de anillos intracorneales. Esta primera opción consiste en colocar en el estroma (capa media) de la córnea, unos implantes de polimetilmetacrilato (PMMA) biocompatibles para darle una mayor rigidez estructural. Estos segmentos actúan a modo de tensores que buscan devolver a la córnea su forma original.

 3. Trasplante de córnea. Antiguamente se realizaba un trasplante de córnea penetrante, es decir, se sustituía la córnea completa por otra de un donanteun donante. Actualmente, se pueden reemplazar solo las capas dañadas, realizando trasplantes laminares, por capas, que aportan una mayor eficacia y seguridad. De esta forma el trasplante tiene mejor pronóstico, la recuperación es más rápida, y puede ser un transplante para toda la vida.

 

Investigación en el tratamiento del queratocono

El queratocono y su tratamiento están en constante investigación. Prueba de ella son los avances llevados a cabo por los doctores José F. Alfonso Sánchez, Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso y Carlos Lisa Fernández. Todos ellos han profundizado en los diferentes subtipos de queratocono y han descubierto que cada uno de ellos requiere un implante de segmentos intracorneales diferente.

Por todo ello, es muy importante llevar a cabo un estudio detallado de cada paciente con el objetivo de determinar las opciones de tratamiento más adecuadas en cada caso. De hecho, son varios los estudios clínicos que se están llevando a cabo en el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega para poder personalizar aún más las cirugías asociadas a esta enfermedad.