Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

El queratocono pediátrico: qué es y cuándo se desarrolla

1

¿Notas que tu hijo no ve bien a pesar de llevar gafas? ¿Ha cambiado de graduación recientemente y aún no tiene una visión del todo nítida? En este caso puede que nos encontremos ante un caso de queratocono infantil. En un principio es común confundirlo con problemas refractivos como la miopía o el astigmatismo por la pérdida de visión; sin embargo nada tiene que ver.

El queratocono (del griego: kerato-, córnea; konos, cono) se caracteriza por ser una enfermedad de la córnea (tejido transparente localizado en la parte anterior del globo ocular) de origen neuro-inflamatorio que suele comenzar durante la adolescencia y que puede progresar hasta la 3ª-4ª década de vida, siendo muy improbable a partir de esa franja de edad. La rápida progresión antes de los 18 años hace que sea muy importante un diagnóstico precoz para valorar las distintas alternativas de tratamiento e incidir en los factores de riesgo. El frotamiento ocular compulsivo, un hábito presente en casi todos los pacientes, está íntimamente relacionado con el desarrollo y evolución de la enfermedad, siendo aún más frecuente en pacientes con antecedentes de queratoconjuntivitis vernal, asma, atopia… También existe un componente genético que puede influir con diferente variabilidad en cada caso y que tiene relevancia a la hora de las pruebas de ‘screening’ que debemos hacer a los familiares de estos pacientes. La enfermedad presenta un adelgazamiento y deformidad de la córnea que ocasiona una mala calidad visual que no se corrige con gafas.

Tratamiento contra el queratocono en la infancia y adolescencia

Hasta hace 10 años no existían otras alternativas más allá de las lentes de contacto o el trasplante en aquellos casos más evolucionados. Recientemente, el Cross-Linking y los segmentos intraestromales se han propuesto como opciones interesantes para conseguir enlentecer el desarrollo de la enfermedad y conseguir la rehabilitación visual. En nuestro Instituto somos pioneros en el uso de estos últimos en el tratamiento de esta patología y fruto de nuestra experiencia hemos publicado varios trabajos al respecto. El último de ellos hará referencia a la seguridad y eficacia del procedimiento en la edad pediátrica y se prevé que, cuando sea publicado, sea uno de los primeros en este campo. En el mismo exponemos los buenos resultados obtenidos y por qué lo consideramos una técnica a tener en cuenta en esta franja de edad.