Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿Cómo afectan a los ojos la exposición prolongada a las pantallas?

3

Se estima que pasamos una media aproximada de 7 horas diarias mirando la pantalla de algún tipo de dispositivo: móvil, tableta, ordenador, ebook… ¡todo suma! Pero ¿te has planteado alguna vez cómo afecta esto a nuestros ojos? ¿pasar mucho tiempo mirando a las pantallas daña nuestra salud visual?

Aunque estas pantallas no son nocivas para nuestros ojos, conviene seguir unos consejos para evitar la sequedad ocular y reducir la fatiga visual que produce su uso continuado.

Estas recomendaciones son especialmente importantes para los más pequeños que empiezan a utilizar estos dispositivos a edades cada vez más tempranas y su uso prolongado puede favorecer el desarrollo de patologías como la miopía, provocada por permanecer largos períodos de tiempo mirando fijamente y a corta distancia a las pantallas. Por ello, es importante que descansen 10 minutos de cada hora, haciendo entretanto actividades al aire libre.

Para los jóvenes y adultos Internet ha provocado que el trabajo, gran parte del ocio y las relaciones sociales se sitúen dentro del mismo dispositivo multiplicando el tiempo de exposición. Ese reto para nuestra vista se debe enfrentar desde la moderación, la búsqueda de descanso para los ojos y la confianza en especialistas con experiencia en el campo de la salud ocular.

Cómo reducir la fatiga en los ojos

Siguiendo estos fáciles consejos, tras exposiciones prolongadas a las pantallas de los dispositivos, no notarás fatiga visual ni sequedad ocular:

● No se debe abusar del tiempo de exposición ante este tipo de dispositivos, especialmente en lugares con condiciones que producen sequedad en los ojos (aire acondicionado, calefacción, etc.).

● Cuando pasemos mucho tiempo con la mirada fija en la pantalla, conviene parpadear a menudo ya que es la manera natural que tiene el ojo para hidratarse. Adicionalmente podemos utilizar alguna solución en forma de lágrimas artificiales.

● Debemos mantener una distancia adecuada entre nosotros y la pantalla al menos de entre 50 y 60 cm.

● Realizar pausas cada media hora debemos para apartar nuestra mirada de la pantalla y fijar la vista en un punto más lejano durante unos segundos.

● Debemos regular la intensidad lumínica del dispositivo. Gran parte de los dispositivos electrónicos actuales como televisores y ordenadores vienen de fábrica con elevada luz de fondo, brillo y otros aspectos que si bien los hacen más atractivos para la venta acaban por afectar a nuestros ojos.

● El lugar donde utilicemos el dispositivo debe contar con la iluminación adecuada para no forzar la vista.

1 Response