Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿Cómo influye la menopausia en la salud ocular de las mujeres?

3

La premenopausia es el periodo de transición natural hacia la menopausia. Durante esta etapa de la vida de una mujer disminuyen los niveles de algunas hormonas, lo que tiene diversos efectos en el cuerpo. La mayoría de mujeres entran en esta etapa cuando tienen alrededor de los 45 años de edad y su duración media suele ser de unos 4 años.

La disminución hormonal provoca una alteración en el estímulo de la secreción de todas las mucosas en el cuerpo de la mujer, modificando también la cantidad y la calidad de película lagrimal. Cuando esto ocurre las mujeres pueden empezar a sentir molestias en los ojos, tener sensación de arenilla, sensación de cuerpos extraños, pesadez de ojos y una sensación seca, áspera y persistente.

La sequedad ocular es, junto a los sofocos, uno de los síntomas más frecuentes de la menopausia.

Aunque esta enfermedad está muy relacionada con los cambios hormonales de la menopausia y suela aparecer durante esta etapa de la vida, también puede tener otro origen como algunas enfermedades tiroideas, autoinmunes, reumáticas o patologías como la fibromialgia o la fatiga crónica. De ahí la importancia de realizar revisiones oculares periódicas, sobre todo a partir de los 45 años.

Además de las revisiones periódicas, te facilitamos una serie de consejos para prevenir el ojo seco durante este periodo.

  • Cuando se realicen actividades al aire libre, protegerse con gafas del viento y del sol.
  • Cuando se utilicen dispositivos electrónicos, parpadear frecuentemente para estimular la secreción de la lágrima y cuidar la distancia a la que miramos la pantalla. Te recomendamos nuestro artículo al respecto ¿Cómo afectan a los ojos las pantallas?
  • Resguardar los ojos de forma adecuada cuando se tengan que utilizar productos tóxicos volátiles (como el amoniaco o la lejía).
  • Es muy importante cuidar la cantidad y calidad del sueño. Si no dormimos las suficientes horas, el cuerpo no entra la fase REM, que actúa como masaje regenerativo de la superficie ocular y disminuye el riesgo de enfermedades oculares.
  • Cuidar la delicada piel de los párpados realizando diariamente una correcta higiene, aunque no se use maquillaje. El proceso de higiene se puede protocolizar con calor local, masaje y limpieza de la superficie ocular al levantarse y al acostarse, sobre todo si se usan lentillas.

Y recuerda, la salud de nuestros ojos depende de nosotros mismos. Siguiendo estos sencillos consejos conseguirás prevenir este problema.