Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Miopía magna o alta miopía: cuáles son sus síntomas y cómo se trata

0

En España hay más de 900.000 altos miopes. Esta patología constituye la primera causa de afiliación a la ONCE en nuestro país. Desde el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega os contamos todo lo que debes saber sobre la miopía magna, también conocida como alta miopía.

Empezamos por sus causas. Hay factores genéticos (la alta miopía es más frecuente entre mujeres) y ambientales, que influyen en el aumento de su prevalencia y hacen que en algunas regiones del mundo la población muestre una mayor predisposición a sufrir esta patología (por ejemplo en los países asiáticos y en la cuenca mediterránea).

Qué es la miopía magna o alta miopía

Un ojo miope es mucho más grande de lo normal y se caracteriza porque la imagen que entra a través de la córnea y el cristalino, en lugar de enfocarse en el fondo del ojo, en la retina, se enfoca por delante de la misma. A diferencia de la miopía simple, la miopía magna es una verdadera enfermedad ocular en la se produce una distensión de la parte de atrás del ojo, produciendo cambios importantes en las estructuras oculares (retina, coroides, esclera y nervio óptico)

La definición de alta miopía o miopía patológica no se determina por el número de dioptrías que tenga un paciente, sino que se diagnostica sobre todo por los cambios que se producen en el fondo de ojo, que muestran signos claros de la enfermedad.

Las personas que presentan una miopía magna muestran una mayor predisposición a sufrir enfermedades oculares como:

  • Desprendimiento de retina
  • Maculopatías miópicas, pueden ser por atrofia, neovascular (neovascularización coroidea) y por tracción (retinosquisis, agujero macular)
  • Alteración del nervio óptico y/o glaucoma.

Los pacientes que sufren alta miopía presentan una visión de lejos borrosa o muy borrosa, dependiendo de sus dioptrías. Sin embargo, la visión de cerca presenta una buena agudeza visual sin gafas, siempre y cuando acerquen mucho los objetos y no presenten complicaciones por la enfermedad.

Tratamiento de la miopía magna

Aunque no existe un tratamiento específico para la miopía magna, sí podemos hablar de dos líneas de actuación.

Por un lado, se basa en la corrección óptica de la alta miopía, enfocando la imagen en la retina con el uso de gafas y lentillas o mediante la cirugía ocular con láser o a través del implante de lentes intraoculares.

Como en todas las cirugías, es precisa una valoración realizada por el equipo de oftalmólogos de la clínica. En ella, en función de las características específicas del ojo del paciente y mediante un estudio personalizado, se le informará sobre las técnicas más adecuadas en su caso concreto.

Por otra parte, hay que tratar todas aquellas complicaciones que vayan surgiendo en el transcurso de la enfermedad: problemas de retina como el desprendimiento de retina, las maculopatías miópicas o las alteraciones en el nervio óptico, entre otras. El éxito del tratamiento de la miopía patológica y de sus complicaciones está basado en la detección precoz. Por ello, es muy importante que el paciente acuda a revisiones oftalmológicas de manera regular y que conozca su enfermedad y las posibles complicaciones.

Operación de miopía magna

La alta miopía puede operarse para disminuir o quitar la graduación de las gafas, pero las intervenciones que se realizan solo actúan sobre la dependencia de las gafas, es decir, el ojo del paciente seguirá teniendo el mismo tamaño y, por lo tanto, el paciente seguirá presentando una mayor predisposición a sufrir los problemas oculares anteriormente comentados.

Existen dos tipos de operación para corregir el defecto de graduación en la alta miopía:

  • Cirugía ocular con láser, que actúa sobre la córnea, para lo cual el paciente tiene que cumplir una serie de requisitos oftalmológicos que valorarán nuestros especialistas. Esta técnica es solo apta en casos limitados.
  • La otra solución es el implante de lentes intraoculares. Consiste en implantar lentes intraoculares fáquicas o pseudofáquicas. Las primeras se colocan sin quitar el cristalino y en las segundas este es reemplazado.

Si un paciente padece miopía magna en su visita al oftalmológico se le diagnosticará y se le indicará el tratamiento más adecuado según sus características.