Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Miopía magna o alta miopía: síntomas y cómo se trata

En España hay más de 900.000 altos miopes. Esta patología constituye la primera causa de afiliación a la ONCE en nuestro país. Desde el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega os contamos todo lo que debes saber sobre la miopía magna, también conocida como alta miopía.

Empezamos por sus causas. Hay factores genéticos (la alta miopía es más frecuente entre mujeres) y ambientales, que influyen en su aumento. Además, hace que en algunas regiones del mundo la población muestre una mayor predisposición a sufrir esta patología . Este es el caso de los países asiáticos y de la cuenca mediterránea.

Qué es la miopía magna y la miopía patológica

Un ojo miope es un ojo más grande de lo normal y se caracteriza porque la imagen que entra a través de la córnea y el cristalino, en lugar de enfocarse en la retina, se enfoca por delante de la misma, ya que la pared posterior del ojo y por tanto retina se encuentra más atrás de lo que estaría en un ojo normal. Esta es la causa por la que un ojo miope necesita una gafa (lente) que permita enfocar las imágenes más atrás, donde se encuentra la retina.

Decimos que un ojo tiene alta miopía o miopía magna cuando su miopía es igual o mayor a -6 dioptrias o cuando ese ojo mide más de 26.5 mm. Estos ojos con miopía magna son, por tanto, ojos más grandes y alargados hacia atrás de los normal, lo que favorece que se produzca un estiramiento y un adelgazamiento de las capas posteriores del ojo (retina, coroides, esclera), pudiendo generar cambios importantes en estas estructuras, lo que predispone a sufrir distintas enfermedades oculares como:

  • Desprendimiento de retina
  • Maculopatías miópicas, pueden ser por atrofia, neovascular (neovascularización coroidea) y por tracción (retinosquisis, agujero macular)
  • Alteración del nervio óptico y/o glaucoma.

Cuando un ojo con alta miopía presenta una maculopatía miópica se considera que ese paciente tiene una miopía patológica. Esta se determina por las alteraciones que se producen en el fondo de ojo miope.

Miopía magna: síntomas

Los pacientes que sufren alta miopía presentan una visión de lejos borrosa o muy borrosa, dependiendo de sus dioptrías. Es frecuente que, inconscientemente, la persona con miopía sin corrección óptica entrecierre los ojos para intentar enfocar mejor. Sin embargo, la visión de cerca suele ser buena sin gafas cuando acercan mucho los objetos. En estos casos no se presentan complicaciones por la enfermedad.

Cuando el paciente presenta además una miopía patológica puede manifestar otro síntomas adicionales como: Puntos ciegos (escotomas) que pueden aparecer en la región central o en la periferia, aparición aguda de visión borrosa, deformación de objetos, visión de líneas torcidas, distorsión en las líneas rectas(metamorfopsia), destellos de luz, visión de puntos en el campo visual o incluso dolor ocular. Si aparece uno o varios de estos síntomas es importante acudir de forma inmediata al oftalmólogo para que determine el origen y la línea de actuación.

Tratamiento de la miopía magna

Aunque no existe un tratamiento curativo de la miopía magna, si podemos tratar muchas de las complicaciones que produce.

Hemos dicho que una de las principales consecuencias de tener alta miopía es la visión borrosa de lejos. Esto es debido al error refractivo de este tipo de pacientes. Cabe mencionar que esto se puede corregir mediante el uso de gafas o lentes de contacto (lentillas) que nos van a permitir enfocar la imagen en la retina y mejorar de esta forma la visión de lejos. Si no queremos depender de las gafas o las lentillas, la cirugía ocular con láser o a través del implante de lentes intraoculares es otra de las opciones para mejorar la visión del paciente sin tener que usar gafas/lentillas.

Como en todas las cirugías, es precisa una valoración realizada por un equipo de oftalmólogos expertos en la materia. Estos decidirán  mediante un estudio personalizado, sobre la técnica más adecuada en cada caso.

Existen dos tipos de operaciones para corregir el defecto de graduación en la miopía:

  • Cirugía ocular con láser, que actúa sobre la córnea, para lo cual el paciente tiene que cumplir una serie de requisitos oftalmológicos que valorarán nuestros especialistas. La técnica de la operación laser para miopía altas es solo apta en casos limitados.
  • La otra solución es el implante de lentes intraoculares. El uso de lentes intraoculares puede ser una alternativa a la cirugía con láser en aquellos casos en los que no es posible realizar este tratamiento por tener dioptrías demasiado elevadas, patología corneal u ojo seco entre otras afecciones. Consiste en implantar una lente intraocular dentro del ojo con la graduación del paciente.

Es importante entender que la cirugía refractiva de la miopía (con laser o con lente intraocular) corrige el error refractivo del ojo con el objetivo de disminuir o eliminar la dependencia de las gafas/lentillas, pero no modifica el tamaño del ojo ni su morfología por lo que ese ojo siendo muy grande y alargado hacia atrás y por lo tanto, sigue presentando una mayor predisposición a sufrir los problemas oculares anteriormente comentados. Es decir, sigue siendo un ojo miope magno “al que le hemos puesto la gafa que llevaba antes fuera del ojo, dentro del ojo”.

Por esta razón es muy importante que estos pacientes sigan un control periódico por un Oftalmólogo especializado. Incluso después de operados, es importante que se detecte de manera precoz la posible aparición de lesiones. Cabe mencionar que, aunque algunas de estas lesiones no pueden ser tratadas, otras muchas de complicaciones tienen tratamiento. Este debe ser individualizado y siempre debe llevarse a cabo por un experto en este tipo de patologías ya que dependiendo de la enfermedad retiniana, el paciente puede necesitar cirugía, como en el caso de desprendimientos de retina, agujeros maculares miópicos y maculopatías traccionales, o inyecciones intraoculares de fármacos como en el caso de que el paciente presente membranas neovasculares miópicas, o puede requerir tratamiento para el glaucoma miópico.

Por ello, es muy importante que el paciente acuda a revisiones oftalmológicas de manera regular y conozca su enfermedad.

Últimos avances en miopía magna

El futuro de la miopía magna está ligado a la investigación multidisciplinar en diferentes niveles:

  • Investigación básica (genética, biología molecular).
  • Investigación óptica (lentes más eficaces y ligeras).
  • Investigación clínica (estudios epidemiológicos, diagnóstico precoz, métodos diagnósticos no invasivos, tratamientos quirúrgicos selectivos).
  • Investigación farmacológica (fármacos que frenen la progresión de la miopía).

También es importante para los avances en miopía magna la creación de programas de detección precoz en niños. Otra opción son los programas para la aplicación de avances clínicos (técnicas diagnósticas, tratamientos médicos y quirúrgicos).

1 Response
  • […] en su mayoría pueden volver a corregirse mediante pequeñas intervenciones. Si el paciente padece miopía magna o también llamada alta miopía, puede llegar a convertirse en una auténtica enfermedad y tener […]