Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Tensión ocular alta: ¿Qué consecuencias puede tener?

0

El hecho de padecer tensión ocular alta puede traer consigo importantes consecuencias para la vista, siendo la más grave el desarrollo de un glaucoma. Para entenderlo, veamos primero en qué consiste esta anomalía en el ojo.

Cuando hablamos de tensión ocular alta o hipertensión ocular nos estamos refiriendo a que la presión intraocular o PIO -la presión dentro del ojo- es más elevada de lo normal. Aunque algunas personas pueden sufrir hipertensión ocular sin que esto provoque daños en su visión, si no se trata a tiempo es bastante frecuente que termine produciendo la aparición de un glaucoma y la posible posterior ceguera en el paciente, por lo que debemos intentar anticiparnos a esta situación.

Tensión ocular alta

¿Cuáles son las causas de la tensión ocular alta?

Existen varios factores que se asocian con la tensión ocular alta, los cuales coinciden en gran medida con aquellos que causan el glaucoma.

Uno de ellos es la excesiva producción de humor acuoso. Este líquido transparente se produce en el cuerpo ciliar, una estructura que se localiza detrás del iris, y tiene una función clave al nutrir y oxigenar las estructuras del globo ocular que no cuentan con aporte sanguíneo, como el cristalino y la córnea. Pero si se produce en exceso, aumenta la presión dentro del ojo y causa tensión ocular alta. Además, el humor acuoso termina drenando por medio de la malla trabecular, una estructura situada en el punto donde se unen la córnea y el iris, por lo que se puede dar el caso de que el drenaje sea insuficiente -bien porque se produce demasiado humor acuoso o por otros motivos- y como consecuencia aumente la presión intraocular.

Por otro lado, también se ha demostrado que algunos medicamentos pueden tener entre sus efectos secundarios el aumento de la presión intraocular. Por ejemplo, se ha demostrado que ciertos medicamentos esteroides con fuertes efectos antiinflamatorios como alguno de los prescritos para el tratamiento del asma y otras afecciones aumentan el riesgo de tensión ocular alta.

Además de las causas descritas, un traumatismo ocular puede causar también tensión ocular alta, incluso meses o años después de que se produzca. Esto sucede principalmente porque ciertas lesiones en el ojo pueden afectar al equilibrio entre la producción y el drenaje del humor acuoso.

Por último, es importante resaltar otros factores que pueden ser causa del aumento de presión intraocular, como otras enfermedades oculares tales como el síndrome pseudoexfoliativo o el de dispersión pigmentaria. También es importante tener en cuenta la existencia de antecedentes familiares, además de la edad, ya que las personas mayores de 40 años tienen un mayor riesgo de desarrollar tensión ocular alta.

 

Medicamentos Tensión Ocular

Hipertensión ocular y glaucoma

Los síntomas de un glaucoma ocular suelen mostrarse en una fase más avanzada, lo que dificulta que sea detectado.. Por ello, realizar revisiones de la tensión ocular puede darnos algunas pistas y permitir un diagnóstico anticipado del glaucoma que impida que alcance fases avanzadas. De esta forma podremos prevenir las consecuencias asociadas al glaucoma y evitar así daños irreversibles en el ojo.

Es cierto que no todas las personas que presenten una tensión ocular alta desarrollarán necesariamente un glaucoma, pero sí que supone un factor de riesgo importante al que se debe prestar atención.

El motivo es que en la mayoría de los diagnósticos de glaucoma se ha observado que vienen precedidos por una tensión ocular alta que no se había detectado o había pasado inadvertida durante un periodo considerable de tiempo, por lo que no se le ha aplicado el tratamiento adecuado y ha terminado desembocando en glaucoma.

Esto sucede porque esta presión provoca un daño paulatino del nervio óptico, que termina presentando un deterioro significativo, lo que se traduce en glaucoma.

¿Puedo tener tensión ocular alta en un solo ojo?

Es posible tener tensión ocular alta solamente en uno de los dos ojos. Dado que las causas de su aparición pueden ser distintas, se han observado algunos casos en los que el paciente presenta hipertensión ocular en un solo ojo, pero no es lo común. Lo normal es que presente tensión ocular alta en ambos, si bien es cierto que los valores no tienen por qué ser exactamente los mismos.

¿Cómo sé si mi tensión ocular es normal o no?

La mejor forma de saber si la tensión ocular de nuestros ojos se encuentra en parámetros normales es acudir a un profesional de la visión. No hay manera de determinar si padecemos tensión ocular alta sin el diagnóstico de un profesional, ya que no se presentan síntomas que nos indiquen una tensión ocular anormal.

Es probable que en muchos casos no advirtamos problemas de visión hasta que ya se han producido daños irreversibles en el nervio óptico, por lo que se recomienda acudir de manera periódica a revisiones oftalmológicas para poder examinar con detenimiento la salud ocular y poder anticiparse a estas situaciones.

Procedimiento Tensión Ocular

En la actualidad, la forma de medir la presión ocular es bastante sencilla y se realiza utilizando un aparato llamado tonómetro, que en apenas 2 minutos podremos determinar la presión ocular de los ojos y poder determinar el tratamiento laser más adecuado.

¿Cómo bajar la tensión ocular?

No existe una receta infalible para lograr una reducción de la tensión ocular, pero sí que conocemos la evidencia de ciertos factores y hábitos que contribuyen a bajar la tensión ocular y mantenerla en los niveles aconsejables.

Los hábitos más aconsejados para lograrlo serán beneficiosos en general para tu salud, ya que se trata del abandono del tabaco y el alcohol, así como mantener una dieta equilibrada en la que estén presentes alimentos con vitaminas B1, C, caroteno (pre-vitamina A), además de otras como el licopeno o la zeaxantina.

No hay estudios que demuestren la eficacia de esos hábitos y que por tanto habrá que disminuir la tensión ocular mediante gotas hipotensoras, láser o cirugía.