Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿Se puede detener el avance del queratocono?

0

El queratocono es una de las enfermedades de la córnea, la capa transparente de la parte anterior del ojo, más comunes. Se trata de una degeneración progresiva de la córnea, que va aumentando su curvatura hasta adoptar una forma cónica, de ahí su nombre, y causa una pérdida paulatina de visión asociada a miopía y astigmatismo irregular. Pero, ¿se puede detener el avance del queratocono?

Los primeros síntomas de la enfermedad, visión borrosa y distorsión de imágenes, suelen aparecer durante la adolescencia. En algunos casos su avance puede llegar a estabilizarse o incluso detenerse a partir de los 30-40 años, pero de manera general el queratocono es progresivo. Además, es una patología que no siempre se da en los dos ojos a la vez y cada uno puede evolucionar de una manera diferente, con una progresión más o menos rápida. Sí existen, no obstante, tratamientos que pueden frenar su avance y por eso el diagnóstico precoz es fundamental.

Causas del queratocono

Todavía se desconocen las causas concretas por las que se desarrolla el queratocono. En algunos casos se ha descubierto que existe un factor hereditario, pero también hay numerosos pacientes que lo padecen sin antecedentes corneales típicos de esta enfermedad. Se ha descubierto que algunos traumatismos persistentes en el tiempo, como frotarse a menudo los ojos o dormir con los ojos pegados a la almohada, contribuyen a deformar la córnea y favorecer la aparición del queratocono. De ahí la importancia de evitar este gesto, especialmente en las personas que padecen alergias oculares.

En la actualidad existen varias líneas de investigación relacionadas con esta enfermedad, entre ellas la investigación básica y clínica del queratocono que se lleva a cabo a través de la Fundación de Investigación Oftalmológica y del Instituto Universitario Fernández-Vega, respectivamente. Por ejemplo, los doctores José F. Alfonso Sánchez, Luis Fernández-Vega Cueto-Felgueroso y Carlos Lisa Fernández han profundizado en los diferentes subtipos de queratocono y han descubierto que cada uno de ellos requiere un implante de segmentos intracorneales diferente.

Tratamiento del queratocono

El tratamiento del queratocono depende del grado de evolución de la enfermedad que presente cada paciente, por lo que de manera general se establecen las siguientes opciones de tratamiento:

Casos leves de queratocono

En los casos más leves, se aconseja no rascarse los ojos para evitar la progresión de la enfermedad. Para ello, el oftalmólogo puede recomendar el uso de colirios antiinflamatorios y antihistamínicos que mejoren la superficie ocular y reduzcan el picor. Asimismo, las lentes de contacto pueden ser una opción para corregir los defectos visuales generados por la deformación de la córnea. Eso sí, hay que tener claro que con su uso no se puede detener el avance del queratocono ni tampoco ralentizarlo.

Casos más avanzados de queratocono

Cuando los síntomas de la enfermedad se agravan, es necesario recurrir a la cirugía ocular. Antiguamente, la única opción quirúrgica para los casos más avanzados de queratocono era el trasplante de córnea. Sin embargo, ahora esto se puede retrasar e incluso evitar gracias a los últimos avances en investigación y a la aparición de nuevas técnicas quirúrgicas. Entre ellas:

    • Implante de anillos intracorneales. Son segmentos de polimetacrilato, un material inerte totalmente biocompatible. Se colocan en el espesor de la córnea mediante el uso del láser de femtosegundo para reforzarla y devolver el tejido a su forma original.
    • La tras-PRK. Con esta técnica, el láser excímero talla la córnea, es decir, le da forma para corregir el queratocono.
    • Crosslinking. Consiste en aplicar una radiación ultravioleta en la córnea, con el objetivo de fortalecerla y frenar la deformación que produce el queratocono.

Aunque estas técnicas pueden evitar el trasplante de córnea en numerosos pacientes, cabe mencionar que la cirugía de trasplante lamelar también ofrece buenos resultados a la hora de conseguir una rehabilitación visual. No obstante, cada caso de queratocono es diferente y es necesario realizar un estudio detallado y personalizado de cada paciente para determinar cuál es el tratamiento más adecuado.

El trasplante de córnea se deja hoy en día para los casos graves. En el IOFV apostamos por las técnicas lamelares anteriores (DALK) que proporcionan al paciente mayor seguridad y recuperación visual más rápida sin necesidad de perforar el ojo.

Si necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con los mejores profesiones médicos en IOFV.