Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Qué es un chalazión: ¿en qué se diferencia de un orzuelo?

1

Cuando te sale un abultamiento algo enrojecido en el párpado es común que pienses que se trata de un orzuelo. Sin embargo, no siempre es así. Hay otra patología llamada chalazión muy parecida al orzuelo que precisa de otros tratamiento y no siempre resulta sencillo diferenciar. En el blog del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega te contamos cómo puedes distinguirlo, cuáles son sus síntomas y cómo se debe tratar el chalazión.

La diferencia fundamental entre chalazión y orzuelo radica en que un orzuelo es un proceso infeccioso agudo, mientras que un chalazión es un proceso crónico no infeccioso, que produce inflamación del párpado. Es habitual que un orzuelo sea el causante del chalazión, aunque no siempre es así.

¿Cómo saber si tienes un chalazión?

La inflamación de un chalazión tiene su origen en la obstrucción de las glándulas de Meibomio, que están situadas en la epidermis del párpado y segregan grasa. El chalazión no es el resultado de un proceso infeccioso, sino que suele ir precedido de una infección por estafilococos de la glándula. Es decir, que normalmente, le antecede un orzuelo.

Así que, si el orzuelo persiste durante semanas, deja de ser doloroso y no responde al tratamiento convencional, es posible que estemos ante un chalazión.

No existe un colectivo concreto que muestre una clara predisposición a padecer este tipo de patología, ya que puede aparecer en personas de cualquier edad y sexo. Ahora bien, lo cierto es que uno de los grupos más proclives a padecer el chalazión lo forman aquellas personas que muestran piel grasa o con rosácea.

¿Cuál es el tratamiento del chalazión?

Uno de los tratamientos que el oftalmólogo suele prescribir para eliminar un chalazión es someter a la persona a una inyección de corticoides (triancinoloma) en el propio chalazión.

Sin embargo, hay casos en los que esta solución no resulta efectiva y el chalazión persiste. Si ocurre esto, para eliminarlo habría que recurrir a una pequeña intervención quirúrgica.

La intervención para eliminarlo se hace con anestesia local y es muy sencilla. Consistiría en realizar una pequeña incisión en la glándula para drenarla y aliviar la obstrucción producida por la grasa segregada y acumulada.

Una vez eliminado el chalazión, pueden existir chalaziones de repetición. Estas recaídas con más frecuentes entre aquellas personas que presentan blefaritis (inflamación en el borde del párpado) o rosácea ocular.

¿Cómo prevenir orzuelos y chalazión?

Existen dos medidas básicas que podemos realizar para intentar impedir la formación de un chalazión.

En primer lugar, es importante tratar la blefaritis con una correcta limpieza, eliminar el exceso de grasa que se forma en el borde de los párpados y mantener una buena higiene palpebral para eliminar los residuos de grasa y maquillaje, si los hubiera.

También es clave la alimentación para reducir el riesgo de que se forme un chalazión. Una dieta rica en ácidos grasos Omega3 puede ayudar a prevenir su aparición. Estos micronutrientes, los podemos encontrar sobre todo en los pescados azules como el salmón, las sardinas o la caballa.

Cómo tratar un chalazión en niños

Antes de acudir al especialista, si detectas la formación de un chalazión en tu hijo, puedes tomar un par de medidas de alivio:

  • Aplica unas compresas calientes sobre el párpado. Sería conveniente hacerlo durante unos 10 o 15 minutos y unas 4 veces al día con agua caliente, pero que no queme. Así, se suavizará la parte endurecida que obstruye el conducto taponado y favorecerá el drenaje y la cicatrización.
  • No aprietes en ningún momento el chalazión.

Si el chalazión no remite, lo mejor es que acudas al médico para que evalúe la situación y le ponga remedio lo antes posible.