Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Revisa la vista antes de viajar por carretera

0

¿Ya estás de vacaciones?

Si eres de los que están planeando un viaje para disfrutar del descanso, desconectar con los tuyos y conocer nuevos lugares, este post es para ti.

¿Ya has elegido el destino? ¿eres más de playa, ciudad o montaña?

¿Has decidido qué vas a meter en la maleta? No olvides las gafas de sol, el protector solar y un botiquín para emergencias

¿Sabes ya qué medio de transporte es el más adecuado a tu destino?

Si optas por conducir, pon a punto tu vehículo y ¡también tu vista!

No deberías pisar el acelerador, sin antes realizar una revisión a tu vehículo y a tus ojos. Y es que en verano, puentes y fechas festivas aumenta el número de desplazamientos y la circulación es más intensa y congestionada, por lo que se incrementan los accidentes de tráfico y muchos de ellos se debe a problemas visuales sin corregir.

¿Sabías que mientras se conduce el 90% de la información que recibimos es visual y existe un vínculo casual entre la mala visión y el 59% de los accidentes de tráfico?, según Visión y Vida. Un dato: según el informe ‘Estado de la visión de los conductores en España’ (2017), alrededor de 7 millones de conductores tienen, al menos, una deficiencia visual que afecta a su conducción. Además, las cifras indican que en torno a la mitad de los conductores no ha revisado sus ojos en el último año y aún hay más: cerca de 600.000 españoles se ponen al volante con una agudeza inferior a lo que es obligatorio por Ley (0,5).

La realidad es que muy pocos de los que se ponen al volante para emprender un viaje, visitan antes a un oftalmólogo para asegurarse de que su visión se encuentra en buenas condiciones.

 

¿Por qué revisar la vista antes de viajar?

Mantener a raya tu salud ocular no solo te cuida a ti, también a los tuyos y a los conductores, ciclistas y peatones que se cruzan en tu camino. Por eso, antes de ponerte al volante, deberías acudir al especialista si no has ido en el último año; sobre todo, si presentas algún defecto de refracción (miopía, astigmatismo o hipermetropía), padeces algún problema visual o si ya has cumplido los 45 años. Pero además, cuando nos ponemos al volante tenemos que tener en cuenta otra serie de factores:

 

  1. Durante la noche debemos extremar la precaución, ya que además de que se reduce considerablemente nuestra agudeza visual (en torno a un 70%) ante la falta de luz, hay que tener en cuenta el deslumbramiento que pueden provocarnos las luces de otros vehículos, sobre todo a la salida de un túnel, después de una curva o al subir una cuesta.

 

  1. Varias horas conduciendo nos puede causar fatiga ocular. En ese caso debemos parar el coche, cerrar los ojos o mirar a lo lejos sin fijar la atención en ningún detalle. En cualquier caso, recuerda: descansa cada dos horas o 200 km, estira las piernas y refréscate.

 

  1. Para evitar el reflejo de los rayos debemos utilizar siempre gafas de sol homologadas, con filtro solar y polarizadas. Si utilizamos lentes, deben ser graduadas y si no, debemos seguir las indicaciones de los especialistas a la hora de elegir las más adecuadas. Y recuerda que las gafas de sol con filtro 4 y las gafas premontadas o pregraduadas no son aptas para conducir.

 

  1. Si utilizas gafas o lentillas, recuerda tener unas gafas de repuesto en la guantera.