Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Omatofobia y optofobia: qué son y en qué se diferencia

0

Todos tenemos miedo a algo. De hecho, las fobias se han convertido en uno de los problemas de salud más extendidos en las sociedades occidentales. Sin embargo, no todas son igual de frecuentes. Mientras que el miedo a las serpientes y a las arañas está bastante extendido, hay otras fobias menos habituales entre las que están algunas relacionadas con los ojos.

Es el caso de la omatofobia o miedo a los ojos. Quienes la sufren sienten miedo al mirar imágenes en las que salen ojos. En algunos casos, es muy específica y el miedo se limita únicamente a un determinado color de ojos o también al estado en el que se encuentren: muy abiertos, con lesiones visibles, irritados…

Esta no es la única fobia peculiar relacionada con los órganos de la vista. Existe también la optofobia o miedo a abrir los ojos. Quienes la padecen sufren miedo al abrir los ojos en determinadas situaciones. La más común es, por ejemplo, al ver una película de terror, pero hay casos más complicados, como el de aquellas personas que tienen fobia al abrir los ojos cuando se despiertan.

¿Cómo afecta el miedo a nuestros ojos?

¿Nunca te has preguntado por qué cuando nos asustamos abrimos mucho los ojos? Es una reacción bastante habitual que se debe a la necesidad de ver mejor. Investigadores de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, concluyeron que nuestros ojos se abren más de lo normal cuando tenemos miedo para que nuestro campo visual se amplíe y nuestra sensibilidad ocular se agudice, con el objetivo de identificar la amenaza que nos rodea. En estos casos se produce una dilatación de pupilas producida por catecolaminas que se segrega en la reacción de miedo.

Según los investigadores, esta reacción surge de la necesidad de adaptarnos a los estímulos de nuestro entorno. Es decir, son las emociones las que desencadenan este tipo de reacciones oculares para aprovecharse de la luz dependiendo de cada situación. De manera, que las emociones aparecen antes de que el cerebro procese la amenaza.