Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

La conjuntivitis vírica: causas y tratamientos

5

¿Padeces algunos de estos síntomas como picor, quemazón, lagrimeo, sensación de cuerpo extraño, inflamación de párpados y enrojecimiento? Si es así, lo más probable es que sufras conjuntivitis vírica.

Qué es la conjuntivitis vírica

En su mayoría están causadas por adenovirus que provocan grandes inflamaciones de párpados, córnea y conjuntiva, con dolor y sensibilidad a la luz. Los adenovirus suelen afectar a las vías respiratorias, por lo que muchas veces se asocian con adenopatía pre-auricular y faringitis. Otro virus causante de la conjuntivitis es el herpes, que provoca una queratoconjuntivitis herpética.

Además del enrojecimiento ocular y la inflamación, entre los síntomas más frecuentes de esta patología se encuentran el picor, quemazón, lagrimeo y sensación de cuerpo extraño. Los especialistas recomiendan que cuando detectemos estos síntomas acudamos al oftalmólogo para iniciar el tratamiento, que dependerá del tipo y la gravedad de la conjuntivitis, aunque en la mayoría de los casos puede resolverse con un colirio.

 

Recomendaciones para evitar el contagio de conjuntivitis vírica

Si por algo se caracteriza la conjuntivitis vírica es por la facilidad de contagio, ya que la conjuntivitis vírica se propaga por el contacto. De hecho, basta con tocar una superficie u objeto, que antes haya tocado la persona afectada con conjuntivitis, y luego pasar la mano por los ojos para que se transmita. Por eso la higiene es fundamental, tanto para quienes la padecen como para las personas que están cerca de la persona afectada.

  • Extremar la higiene y lavarse siempre las manos antes de llevarlas a los ojos, indicado sobre todo a personas próximas a pacientes con conjuntivitis.
  • Reducir en la medida de lo posible la exposición al sol.
  • Utilizar gafas de sol homologadas con filtro solar para rayos UV y también de natación o buceo.
  • No compartir toallas, sábanas, ropa, productos cosméticos, ni el protector solar para la cara.
  • No frotarse los ojos.
  • Acudir a un especialista en caso de que aparezcan los primeros síntomas.

 

Los últimos meses del año son los que registran mayores índices de esta patología, aunque, en ocasiones, puede ocurrir que, con la llegada del verano, aparece también el tiempo seco,  el aumento de la concentración del polen en el aire y la posible contaminación química en el agua, lo cual provoca la aparición de las conjuntivitis.

1 Response
  • […] Lo primero que debes hacer es elegir las gafas siguiendo el asesoramiento del optometrista. Es muy importante fijarnos que las gafas que elijamos tengan filtro Ultra Violeta (UV). […]