Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

¿Para qué sirve el iris del ojo? Definición y funciones

2

El iris se conoce por ser la parte del sistema óptico que define el color del ojo (azul, verde, marrón y sus múltiples tonalidades). Sin embargo, hay curiosidades sobre esta zona que desconocemos: ¿para qué sirve el iris?, ¿qué define su color?, ¿cuáles son sus patologías asociadas?

¿Qué es el iris del ojo y qué partes le rodean?

En anatomía, el iris se define como la membrana coloreada y circular del ojo. Esta separa la cámara anterior, – que comprende la córnea y está llena de humor acuoso-, de la cámara posterior, que comprende hasta la retina y está llena de humor vítreo. En el centro del iris se encuentra la pupila.

La pupila es de color negro y en realidad es un espacio vacío que comunica las dos cámaras anteriormente mencionadas. La zona blanca que se encuentra alrededor y constituye la capa exterior del globo del ojo se llama esclerótica o esclera.


¿Cómo funciona el iris y la pupila?

El iris está compuesto por dos músculos denominados orbiculares: el músculo esfínter del iris, encargado de disminuir la pupila de tamaño, y el músculo dilatador del iris, que contribuye a que la pupila se dilate.

Estos músculos se encogen en entornos con mucha luz, para dejar pasar menos cantidad de luz a la retina. Mientras que en lugares con poca luz, los músculos se relajan para que la pupila se dilate y así pasa más luz hacia la retina. Aunque la luz es la razón más común por la que se contrae o dilata la pupila, también existen otras causas como la aplicación de gotas dilatadoras, varios medicamentos y drogas, el miedo o el enamoramiento.

Además, como ya comentábamos, el iris aporta a cada persona su color de ojos. En contra de lo que se suele creer, no es una mezcla del color de ojos del padre y de la madre, sino que es un proceso genético mucho más complejo. Así el color viene determinado por nuestro ADN.

La tonalidad depende de la cantidad y distribución de la melanina en el iris. En el caso de los bebés, las células productoras de melanina todavía son inmaduras y no producen lo suficiente, por lo que sus ojos suelen ser más claros. Según pasan el tiempo, la cantidad de melanina aumenta y se oscurecen no solo los ojos, sino también la piel y el pelo. Por lo tanto, el color de los ojos depende de varios factores de tal forma que los ojos claros tienen menos pigmento. Las personas con ojos azules tienen muy poco pigmento y en realidad ese azul está determinado porque muestra la trama fibrovascular del iris que le da esa tonalidad. A partir de ahí, a más pigmento, más tonalidad: verde, gris, marrón claro, medio y oscuro.
¿Por qué es importante? El iris es importante por tres motivos fundamentales:

– Es único, es parte de nuestro sello de identidad, como la huella dactilar.
– Contribuye a la entrada de luz a través de la pupila a la retina
– Tener un iris sano es fundamental para el correcto funcionamiento del ojo.

Las patologías más comunes del iris

Algunas de las patologías más comunes son:

Aniridia. Se trata de una malformación hereditaria y congénita que se caracteriza por la ausencia parcial o total del iris. Se suele asociar con el glaucoma y otros problemas oculares graves y provoca disminución de la agudeza visual. Sus síntomas son mala visión en exteriores, fotofobia (intolerancia anormal a la luz) y escasa sensibilidad al contraste. Quienes la padecen deben usar gafas de sol.

Iridociclitis. Consiste en la inflamación aguda o crónica del iris y del cuerpo ciliar (una estructura circular prolongación del iris). Las personas con iridociclitis pueden presentar deformidad de la pupila o pupila irregular (forma de trébol, forma de ojo de gato, etc) Sus síntomas incluyen fotofobia, interferencias en la visión y dolor.

Iritis. También se trata de una inflamación del iris y presenta la pupila deformada e irregular, decoloración del iris, entre otros síntomas.

Coloboma congénito. Es una de las malformaciones más frecuentes del iris. Debido a la falta de desarrollo del iris, aparece una hendidura en el mismo, de tamaño variable. Puede asociarse a otras malformaciones del globo ocular. La visión se alterará más o menos dependiendo de la importancia del defecto que presente.

Heterocromia de iris. Cada ojo de un color. Puede ser congénito o sea desde el nacimiento, o bien adquirido. Puede indicar enfermedad ocular por lo que conviene hacer una revisión ocular periódica por un oftalmólogo.

Albinismo. En estos casos, el iris es claro por ausencia total de pigmento. Las personas albinas suelen padecer graves problemas oculares, por lo que también se recomienda realizar revisiones periódicas al especialista.

Otras curiosidades sobre el iris

No existen los ojos negros, sino ojos marrones muy oscuros.
– Las personas con ojos azules descienden de un solo antepasado que vivió hace 6.000 años al noroeste del mar Negro, según investigaciones de la Universidad de Copenhague.
– Todavía no existe una explicación genética sobre el color ámbar ni gris de ojos.
– Ante cualquier cambio en el iris que nos resulte extraño es importante acudir al oftalmólogo para descartar posibles enfermedades.