Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Cómo proteger tus ojos al practicar deportes de verano

0

Con la llegada de la temporada estival, son muchos los que se animan a practicar deportes y actividades al aire libre más propias del verano. Es el caso del surf, buceo, ciclismo, piragüismo, natación o incluso cuando navegues.

Por ello, desde el blog del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega os contamos qué medidas debes tener en cuenta para proteger tus ojos, ya que pueden generar múltiples problemas oculares: quemaduras en la piel, córnea y conjuntiva, degeneración de las capas elásticas de la conjuntiva (pinguécula), crecimiento de material cicatrizante sobre la córnea (pterigium), incluso favorecer la aparición de cataratas, quemaduras retinianas. Además, es fundamental también la protección para estar a salvo de cualquier golpe que pueda dañar tus ojos.

  1. Usa unas gafas de sol de calidad

El sol es uno de los enemigos de la salud ocular. Al igual que protegemos nuestra piel también debemos mantener a salvo nuestros ojos cuando llega el verano. Y más si vamos a practicar deportes al aire libre. Para elegir unas buenas gafas de sol, debes fijarte en la forma y los materiales de la montura, así como los materiales, el filtro y la categoría de los cristales. Lo más recomendable es utilizar gafas de sol con filtros que reduzcan el paso de la radiación ultravioleta.

Si, por ejemplo, practicas ciclismo debes tener en cuenta que la exposición al sol durante largos periodos de tiempo puede provocar daños en la córnea, cristalino y retina. Además, el viento puede producir sequedad ocular. Así que las gafas con protección mayor de grado 3 se hacen imprescindibles.

En el caso de que practiques deportes en el mar (vela, piragüismo…) o en la alta montaña (trekking, escalada…), donde la luz refleja en exceso, también se pueden utilizar gafas con un filtro especial que mejoran el contraste de las imágenes.

  1. También protege tus ojos en el agua

El contacto con el agua de la piscina, el río o el mar también puede conllevar problemas oculares, especialmente si los tenemos sensibles. Así que si practicas natación, buceo o simplemente te das un baño lleva unas gafas que protejan tus ojos del agua. Además si quieres ver bien bajo el mar, las puedes graduar. Si usas lentillas, lo mejor es que las evites dentro del agua ya que pueden provocar infecciones.

Además, tras pasar unas cuantas horas dentro del agua, es recomendable que hidrates tus ojos con lágrimas artificiales.

  1. Evita golpes con el material deportivo

Deportes como el surf o el piragüismo implican el uso de materiales de cierta dureza ante los que se debe extremar la precaución. Ante estos casos se recomienda utilizar gafas de policarbonato, un material con alta resistencia a impactos.

Este tipo de gafas también son recomendables para deportes con pelotas o de contacto en los que es normal sufrir contusiones, choques o caídas.

  1. Cuidado con frotarse los ojos

Muchas veces no somos conscientes del riesgo al que nos exponemos al tocarnos los ojos en nuestro día a día. También después de practicar deporte. Si nos quitamos el sudor con las manos y luego nos frotamos el ojo podemos provocar una infección ocular. Incluso si se expone a lo largo del tiempo y de forma continuada puede desarrollar queratocono.

Para evitarlo, lo mejor es llevar una toalla para secarte o limpiarte las manos antes de tocar el ojo.

  1. No abuses de las lentes de contacto

Las lentes de contacto son una buena opción para practicar deporte (salvo los acuáticos). Aunque siempre debes hacer un buen uso de ellas. Recuerda no llevarlas más de 8 horas al día, limpiar bien las manos antes ponerlas y quitarlas e hidratar el ojo tras su uso.

En el caso de que te hayas operado para la corrección de los defectos refractivos (miopía, hipermetropía o astigmatismo), no habrá problema para la práctica deportiva. Si tu caso es especial, lo más adecuado es que consultes con tu oftalmólogo cómo proteger tus ojos al practicar deportes de verano.