Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Qué es la queratitis y por qué puede acabar en trasplante

La palabra queratitis proviene del griego y significa inflamación de la córnea del ojo, un tejido transparente que está en la parte anterior del globo ocular y que es lavada constantemente con el parpadeo. Muchas personas sufren esta patología a lo largo de su vida pero, por su sintomatología, en algunos casos es confundida con la conjuntivitis. Así que, ¿cómo puedes saber si estás experimentando una queratitis ocular? ¡Sigue leyendo! A continuación te explicamos lo que es la queratitis, los motivos que la provocan, los síntomas asociados, los posibles tratamientos y, lo más importante, cuáles son los métodos de prevención que puedes utilizar para conseguir evitar esta afección.

Queratitis por el uso de lentillas.

¿Qué es la queratitis?

La queratitis es una inflamación que provoca molestias oculares a las personas que la experimentan. Pero además, esta lesión de la córnea puede originar daños muy graves, como úlceras o cicatrices en el ojo, si no se diagnostica y se trata con rapidez. En función de las capas de la córnea que estén afectadas, la queratitis ocular puede clasificarse en:

  • Queratitis ulcerativa: Si daña a las capas más profundas de la córnea.
  • Queratitis superficial: Si daña al epitelio corneal, la capa más externa de la córnea. Es la más frecuente y, por lo general, no deja ningún tipo de secuelas en las personas que la han padecido.

A su vez, la queratitis que afecta al epitelio corneal puede diferenciarse entre:

  • Filamentosa.
  • Punctata o punteada.
  • Ulcerativas.

Causas de la queratitis ocular

La  queratitis ocular puede originarse por múltiples razones. Por ello, en función del motivo que sirva como principio de esta enfermedad, podremos encontrarnos ante distintos casos de queratitis. Si esta tiene un origen infeccioso, puede ser clasificada en:

  • Queratitis bacteriana.
  • Queratitis fúngica.
  • Queratitis por Acanthamoeba.
  • Queratitis por Herpes virus.
  • Queratitis por Adenovirus.

Sin embargo, a pesar de que en la mayoría de los casos el origen de la queratitis viene dado por una infección, esto no es siempre así. La causa de la queratitis también puede está relacionada con lesiones en la córnea producidas por diferentes motivos. Por ejemplo:

  • La presencia de cuerpos extraños en el ojo.
  • El ojo seco.
  • El uso de maquillaje contaminado por bacterias.
  • El uso de lentes de contacto, ya que utilizar lentillas durante largos períodos de tiempo puede causar daños en el epitelio corneal.

Es interesante señalar que las personas que tienen un sistema inmunitario alterado tienen mayor riesgo de experimentar queratitis.

La queratitis causa fotofobia.

La fotoqueratitis

La exposición prolongada a la radiación ultravioleta es otra de las causas que pueden dar lugar a que una persona padezca una inflamación de la córnea del ojo. Este tipo de queratitis ocular se denomina fotoqueratitis, y se manifiesta en aquellos que han pasado un largo periodo de tiempo en lugares donde la luz del sol genera un gran reflejo de los rayos ultravioletas sobre ciertas superficies.

Es el caso de la arena, del agua, de la nieve o del hielo. Pero, además de la luz solar, también pueden mencionarse otras situaciones que pueden generar una fotoqueratitis. Ya sea, por ejemplo, mirar un eclipse directamente o exponerse a fuentes de luz artificiales, como las lámparas o las camas solares.

Para evitar la fotoqueratitis es importante tener una protección adecuada ante la radiación ultravioleta. Una de las medidas preventivas más extendidas y más fáciles de llevar a cabo es el uso de gafas de sol polarizadas con protección lateral. De esta manera, logra evitarse que los ojos tengan contacto directo con este tipo de radiación.

La radiación ultravioleta puede tener graves consecuencias en la salud ocular de las personas afectadas. Entre estas repercusiones podemos destacar el desarrollo de cataratas, problemas degenerativos en los párpados o lesiones en la retina.

Síntomas de la queratitis ocular

Bien, ¿y cómo puedes saber que estás padeciendo una queratitis ocular? ¡Presta atención a la siguiente lista de síntomas!

  • Ardor
  • Dificultad de abrir el párpado.
  • Dolor ocular intenso.
  • Enrojecimiento del polo anterior del globo ocular.
  • Exceso de lágrimas.
  • Intolerancia a la luz.
  • Pérdida de visión.
  • Picazón.
  • Sensación de un cuerpo extraño en el ojo.
  • Visión borrosa.

Muchos de estas señales también pueden aparecer cuando se padece conjuntivitis. No obstante, es importante conocer la principal diferencia entre ambas patologías ¿Y cuál es? Que mientras que las personas con inflamación de la conjuntiva no presentan dolor entre su sintomatología  aquellas con queratitis sí.

Queratitis tratamiento

Diagnóstico y tratamiento de la queratitis

Como ya hemos explicado, hay muchos tipos de queratitis. Por eso, tanto el diagnóstico como el tratamiento variarán en función del motivo que origine esta afección de la córnea.

En cuanto acudas al oftalmólogo, y este identifique cuál es el agente causante de la queratitis, lo primero que hará será aliviar los síntomas e impedir que siga desarrollándose cualquier alteración en la visión. Es imprescindible actuar rápidamente a la hora de combatir cualquier patología relacionada con los ojos. Pero el tiempo es oro cuando se trata de problemas vinculados a la córnea, ya que la lesión puede evolucionar con mucha velocidad.

Para conocer cómo de profunda es la lesión se realizará un examen de agudeza visual y un estudio de la córnea. A veces no es demasiado grave y puede curarse utilizando lágrimas artificiales. Pero, en otras ocasiones, han de emplearse colirios específicos, parches, medicamentos, lentes de contacto terapéuticas o incluso tratamiento quirúrgico

Queratitis crónica

Decimos que una enfermedad es de carácter crónico cuando hablamos de una afección de larga duración que suele ir emporando con el paso del tiempo. Cuando una persona padece queratitis crónica, y el tratamiento no resulta efectivo, pueden llegar a tomarse medidas quirúrgicas y realizarse un injerto de membrana amniótica o trasplante de córnea.

Prevención de la queratitis

Prevenir siempre es mejor que curar. Por eso llegamos por fin al punto más importante: ¿cómo prevenir la queratitis? Pues bien, a la hora de una evitar una inflamación de la córnea del ojo podemos tener en cuenta varias medidas. Como por ejemplo:

  • Utilizar gafas de calidad para protegerse del sol.
  • Usar lágrimas artificiales cuando el ojo esté seco.
  • Lavarse las manos con jabón antes de tocarse la cara.
  • Acudir al oftalmólogo en caso de experimentar cualquier tipo de traumatismo.
  • Cuidar la higiene de los productos de maquillaje y no utilizar los de terceras personas.

Además, resulta fundamental no pasar por alto algunas pautas de actuación  a la hora de utilizar tus lentes de contacto. ¡Apúntatelas!

  1. Hacer un uso moderado de las lentes de contacto.
  2. Lavarse, enjuagarse y secarse bien las manos antes de tocar las lentillas.
  3. Limpiar y desinfectar las lentillas de forma adecuada, evitando causarles rasguños.
  4. Utilizar productos acordes al tipo de lentillas que estás usando.
  5. Cambiar el estuche de las lentillas pasados seis meses.
  6. Quitarse las lentillas para nadar y para dormir.
  7. Reemplazar las lentillas usadas cuando se hayan usado el periodo establecido por el prospecto o, en su defecto, empezar a usar lentes de uso diario.